728 x 90

Israel está enfrentando una nueva ola de terrorismo

Israel está enfrentando una nueva ola de terrorismo

Yoav Limor

7 de febrero de 2020

La serie de atentados terroristas en Judea y Samaria que se han producido en los últimos días tiene un potencial especialmente volátil. Requiere que Israel actúe con determinación, pero también con prudencia para evitar que se convierta en una oleada masiva y fatal de terrorismo. 

El ejército ya ha tomado medidas inmediatas, como el refuerzo de las fuerzas sobre el terreno. Si bien el aumento de los soldados sobre el terreno también crea más objetivos para los terroristas, también aumenta considerablemente la sensación de seguridad de los israelíes que viven en Judea y Samaria y puede detectar e interrumpir las actividades terroristas. 

En cualquier caso, la mayoría de los terroristas prefieren atacar a los soldados, “objetivos legítimos” que, a los civiles, e Israel también prefiere que el personal de seguridad amortigüe los ataques en lugar de ver víctimas civiles. 

Además de las operaciones sobre el terreno, las FDI, la Policía de Israel y el organismo de seguridad del Shin Bet mantienen una estrecha coordinación operativa y de inteligencia. Este esfuerzo combinado pudo anular la llamada “intifada del lobo solitario” en 2015, y el desafío ahora es similar: utilizar las herramientas de inteligencia y tecnología para localizar a quienes planean ataques terroristas antes de que puedan ejecutar sus nefastos planes y detenerlos en seco. 

Junto con estos esfuerzos, también se exige a Israel que evite las medidas de castigo colectivo contra la población palestina que no participa en actividades terroristas. Se trata de una cuestión crítica, en la que los políticos israelíes suelen tropezar con sus lenguas, causando más daño que bien. El castigo colectivo no hará que los palestinos denuncien el terrorismo, sino que sólo inspirará apoyo, lo que a su vez podría convertir a unos pocos individuos solitarios en una ola masiva de terrorismo. 

La línea entre los ataques terroristas de los últimos días es clara: todos ellos se derivan de la sombría atmósfera en Judea y Samaria tras la puesta en marcha del “Acuerdo del Siglo” de la administración Trump, y el apoyo que el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas está prestando a la “protesta”. 

Como antes, los propios terroristas se inspiran en otros terroristas. En su mayor parte, estos son individuos problemáticos que buscan una manera de convertirse en héroes a sus propios ojos y a los de su entorno. 

La mayoría tampoco tiene antecedentes religiosos o afiliación previa a ningún grupo terrorista palestino. Pero los acontecimientos actuales son en gran parte nacionalistas, de ahí su naturaleza volátil: La cuestión de un Estado palestino es relevante para todos, y un solo acto para llevar al público palestino en su conjunto a apoyar otra intifada. 

Para evitarlo, se exige a Israel que actúe con cautela y discreción, reduzca al mínimo las víctimas palestinas y garantice la continuidad de la cooperación con las fuerzas de seguridad palestinas. También es crucial evitar errores operacionales, como el asesinato accidental de un policía palestino durante un motín en Jenin. Cuando las tensiones amenazan con desbordarse, debe evitarse cualquier operación no urgente, como arrasar el hogar de los terroristas. Es imperativo que no se perjudique a los aliados que ayudan a prevenir los ataques terroristas que salvan vidas israelíes. 

La frontera de Gaza también sigue siendo muy inestable. La amenaza que representan los globos incendiarios ha ido aumentando constantemente y requiere una respuesta, pero las declaraciones de los políticos sobre los objetivos de la brigada de lanzamiento fueron innecesarias. 

Las bajas palestinas, especialmente si son niños, no harán sino agravar aún más la situación. Es posible que Israel tenga que recurrir a tácticas eficaces anteriores, como disparar cerca de las plataformas de lanzamiento de globos para evitar golpearlos directamente y, al mismo tiempo, neutralizar la amenaza. 

En Gaza, al igual que en Judea y Samaria, el interés inmediato de Israel es reducir la escalada de la situación evitando bajas innecesarias y declaraciones redundantes. Se trata de una misión compleja pero no imposible: Israel ya se ha enfrentado a ella varias veces en los últimos años, y con gran éxito, y no hay razón para que no pueda hacerlo de nuevo. 

Noticias Relacionadas