728 x 90

La fortaleza de Rusia comienza a mostrar grietas a medida que el Coronavirus se propaga

La fortaleza de Rusia comienza a mostrar grietas a medida que el Coronavirus se propaga

22 de marzo de 2020

A medida que la pandemia de coronavirus se ha extendido, deteniendo a las naciones y matando a más de 12.000 personas en las últimas semanas en todo el mundo, Rusia emergió como un raro punto de calma – o tal vez de indiferencia.

La vida cotidiana continuó en gran medida normal, con tiendas, lugares de trabajo y escuelas que seguían funcionando, mientras que las autoridades exudaban confianza, señalando sólo 147 casos confirmados y cero muertes, de las más de 116.000 pruebas de COVID-19 en el país de unos 145 millones de personas, una de las proporciones más bajas entre las naciones infectadas del mundo. El presidente ruso Vladimir Putin, mientras tanto, inició una guerra por el precio del petróleo con Arabia Saudita, la economía mundial está condenada. 

Sin embargo, en menos de 48 horas, esa imagen ha empezado a desmoronarse a medida que el gobierno ruso ha puesto en marcha su respuesta a COVID-19: cerrando sus fronteras, limitando los viajes aéreos, cerrando escuelas y lanzando un gran estímulo económico a medida que los expertos médicos han empezado a cuestionar las estadísticas oficiales de Rusia sobre el coronavirus y la verdadera eficacia de la respuesta para limitar su propagación.

Si el verdadero alcance del virus resultara ser mayor que el que muestran las estadísticas oficiales, significaría que el gobierno ruso ha perdido su oportunidad de frenar la pandemia, dejando un sistema de atención sanitaria ya sobrecargado y una economía debilitada para hacer frente a la carga de una nueva crisis nacional.

“Debido a que el gobierno ahora entiende que las infecciones podrían saltar rápidamente, vemos que se están empleando nuevas medidas para tratar de contener las cosas muy rápidamente”, dijo Alexander Gabuev, investigador principal del Centro Carnegie de Moscú. “La principal preocupación es que el sistema médico no tiene la capacidad de hacer frente al aumento de casos que se avecina”.

El martes, Putin recorrió un nuevo centro de información sobre coronavirus en Moscú que está reuniendo recursos de alta tecnología, incluyendo cámaras de vigilancia e inteligencia artificial, para monitorear los medios sociales en busca de desinformación sobre la propagación de la enfermedad, hacer cumplir adecuadamente las cuarentenas e identificar los estantes vacíos de los supermercados, que han sido vaciados recientemente en las principales ciudades a medida que los rusos han comenzado a almacenar mercancías. Después de la visita, Putin dijo que consideraba que la situación en el país estaba “bajo control”.

“Fuimos capaces de contener la penetración y propagación masiva” de la pandemia, dijo Putin durante una reunión gubernamental de ministros y altos funcionarios en Moscú. “La situación está generalmente bajo control a pesar de los altos niveles de riesgo”.

A pesar de estas garantías públicas, Rusia ha aumentado sus defensas recientemente. Ahora se prohíbe la entrada de extranjeros hasta el 1 de mayo como parte de un esfuerzo por frenar la propagación del virus, y Moscú ha prohibido todos los eventos al aire libre y ha limitado las reuniones en interiores a menos de 50 personas. A los rusos mayores se les ha dicho que permanezcan dentro. Las escuelas están ahora cerradas, al igual que las principales atracciones turísticas, mientras que el Primer Ministro Mikhail Mishustin anunció el lunes un paquete de rescate de 4.000 millones de dólares para ayudar a las empresas que están en peligro debido a la caída de la actividad económica. Rusia también ha cerrado sus considerables fronteras terrestres con sus 14 vecinos, y la ciudad de Moscú está construyendo actualmente dos grandes hospitales para albergar a los pacientes infectados con el coronavirus.

La reciente rapidez de la respuesta del gobierno puede deberse en parte al reconocimiento de que el virus, de hecho, se está extendiendo por todo el país.

Aunque las cifras oficiales siguen siendo bajas, están surgiendo pruebas de que esa realidad es más grave, ya que muchos casos del virus se han diagnosticado erróneamente como otras dolencias. Un informe publicado la semana pasada por RBC -un periódico de negocios ruso- encontró que Rosstat, la agencia oficial de estadísticas del país, ha registrado un aumento del 37 por ciento de los casos de “neumonía adquirida en la comunidad” en enero en comparación con enero de 2019, lo que podría encajar con síntomas similares a los del coronavirus. Tal aumento representaría casi 2.000 casos.

Otra evidencia de que una propagación mucho mayor del virus podría estar escondiéndose en Rusia fue presentada por la Alianza de Doctores, un sindicato de profesionales médicos recientemente formado en todo el país, que dijo que la verdadera cifra de los infectados con el nuevo coronavirus podría ser de miles, pero que muchos casos probablemente han sido etiquetados como neumonía. En un vídeo reciente publicado en el canal de YouTube del grupo, la organización también advirtió sobre la falta de equipo de protección en los hospitales fuera de las principales ciudades de las regiones de Rusia que podría dar lugar a más infecciones. En el vídeo también aparecían llamadas anónimas de médicos que decían que se les decía que despejaran salas enteras del hospital para poder atender a una avalancha de pacientes que sufrían “neumonía”. 

En un informe de la empresa rusa Meduza también se señaló un hecho similar en San Petersburgo, donde se han registrado 10 casos confirmados de coronavirus, pero donde los hospitales locales se han quedado sin espacio debido a la afluencia de pacientes con gripe y neumonía.

Las pequeñas cifras oficiales de casos de coronavirus y la respuesta más callada del gobierno de Rusia en comparación con sus pares de todo el mundo se deben a una combinación de realidades económicas, políticas y prácticas dentro del país.

Las pruebas de coronavirus en Rusia son actualmente un monopolio dirigido por un laboratorio en la ciudad siberiana de Novosibirsk, a más de 2.000 millas al este de Moscú, donde el procedimiento de las pruebas es supervisado por Rospotrebnadzor, el organismo estatal de control sanitario. Esto significa que el laboratorio se enfrenta a un cuello de botella cada vez mayor y a un creciente retraso en la entrega de resultados. Además, las pruebas en Rusia se realizan a través de una versión desarrollada localmente, que algunos expertos médicos han dicho que puede no ser lo suficientemente precisa para identificar todos los casos del virus. Además, una prolongada falta de confianza en el sistema médico puede estar impidiendo que algunos pacientes enfermos se presenten a las pruebas.

“La gente no va a ver a un médico, porque muchos están acostumbrados a los remedios caseros, y hay una profunda desconfianza en el sistema de salud, especialmente fuera de Moscú”, dijo Judy Twigg, experta en salud pública en Rusia en la Universidad de la Commonwealth de Virginia.

El gobierno ruso también se ha resistido en cierta medida a hacer sonar la alarma sobre el virus debido a la difícil situación económica del país, que se ha visto afectada por dos impactos gemelos de una crisis mundial causada por la propagación del coronavirus y una guerra continua por el precio del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia. Hasta hace pocas semanas, Putin prometía a los rusos que sus estancados ingresos finalmente se recuperarían junto con la economía este año, pero los recientes acontecimientos han frustrado esas esperanzas, y limitar su impacto parece ser una prioridad máxima para el Kremlin.

“El gobierno sabe que la gente no tiene muchos ahorros y que los negocios funcionan con un flujo de efectivo mensual”, dijo Gabuev del Centro Carnegie de Moscú. “La preocupación es cómo hacer una cuarentena adecuada y no causar una interrupción económica masiva en el proceso”.

En cuanto a la gestión del virus, el gobierno ruso respondió rápidamente a finales de 2019 y principios de 2020 cerrando su frontera de 2.600 millas con China y limitando los vuelos entre los dos países. El alcalde de Moscú, Sergey Sobyanin, que recientemente fue nombrado por Putin para dirigir un grupo de trabajo sobre el coronavirus, también promulgó una serie de políticas polémicas dirigidas a la comunidad china, tales como redadas en los lugares de trabajo con trabajadores chinos y pedir a los conductores de autobuses de la ciudad que informaran cuando subieran a bordo pasajeros de aspecto chino. Estas medidas merecieron una rara reprimenda de la embajada china en Moscú, que se quejó directamente al Kremlin. Según las cifras oficiales, las duras medidas fronterizas parecen haber funcionado, y la mayoría de los casos confirmados en Rusia provienen de ciudadanos que estaban en el extranjero en Europa, en particular en Italia.

Desde entonces, la capital rusa ha permanecido en “alerta máxima”, con políticas estrictas aplicadas, pero Moscú se ha abstenido hasta ahora de pedir una emergencia nacional, como se ha hecho en toda Europa. La ciudad ha dicho que cualquiera que ignore los requisitos de cuarentena podría enfrentarse a hasta cinco años de prisión, y las autoridades han utilizado la amplia red de reconocimiento facial de Moscú para vigilar a las personas que están en cuarentena, e incluso han impuesto multas cuando algunos han salido a dejar la basura.

Pero mientras que Rusia ha tomado nuevas medidas duras esta semana para frenar la propagación del virus, los restaurantes, bares y centros comerciales siguen abiertos. Del mismo modo, mientras que muchas empresas ya han dicho a sus empleados que trabajen desde casa, Sobyanin sólo emitió un decreto oficial el miércoles para que los empleados de Moscú trabajen desde casa.

“Cuanto más tiempo se mantengan las cosas abiertas y se retenga el distanciamiento social por miedo a la situación económica, más se retrasará un inevitable pico en la propagación del virus”, dijo Twigg.

Mientras tanto, la vida política de Rusia sigue avanzando, incluso mientras la pandemia está golpeando más cerca de casa. A pesar de la preocupación por las grandes multitudes que se están reuniendo, Putin confirmó el martes una votación nacional prevista para el 22 de abril sobre las enmiendas constitucionales que le permitirían presentarse a dos mandatos más como presidente.

De manera similar, el Kremlin dijo que continuaría con los ensayos para su desfile del Día de la Victoria en mayo, que marcará el 75º aniversario de la derrota de la Unión Soviética a la Alemania Nazi en la Segunda Guerra Mundial y podría involucrar hasta 10.000 soldados entrenando juntos.

Noticias Relacionadas