728 x 90

Investigadores israelíes convierten el agua del grifo en un poderoso desinfectante contra virus

Investigadores israelíes convierten el agua del grifo en un poderoso desinfectante contra virus

23 de abril de 2020

Investigadores de la Universidad de Bar-Ilan han desarrollado nuevas metodologías para producir desinfectantes potentes y respetuosos con el medio ambiente, basados ​​en agua del grifo, que pueden eliminar bacterias y matar virus, incluidos los microbios de la familia de los coronavirus.

Los desinfectantes son efectivos y seguros de usar y no contaminan las aguas subterráneas. La tecnología funciona a través de una serie de electrodos en forma de nanómetro con propiedades de superficie únicas. La reunión entre el agua y los electrodos crea un material de limpieza en un entorno acuático único. La combinación de estos compuestos da lugar a una capacidad antibacteriana efectiva para los microorganismos (bacterias, virus y esporas), mientras que al mismo tiempo es segura para los microorganismos (cuerpos más grandes como las células de la piel).

La plataforma en la que se basa la tecnología permite la preparación de una variedad de soluciones para espacios limpios de bacterias, como aerosoles para desinfectar superficies, electrodomésticos, camas, armarios y baños, contenedores para inmersión, toallitas desinfectantes, lavado de manos, lavado de zapatos, cubetas para lavar y desinfectar pisos, sistemas de aire acondicionado, lavadoras y purificadores de aire de niebla seca.

La capacidad de producir electrodos en una variedad de formas y texturas hace que la tecnología sea adecuada para casi cualquier aplicación, desde un ‘cassette’ en un acondicionador de aire, un recipiente para lavar pescado y carne, hasta la desinfección y eliminación de pesticidas de vegetales y frutas, spray móvil, un dispositivo para fabricar paños antibacterianos desechables y muchas otras aplicaciones, incluso máscaras y guantes.

La capacidad antiséptica es 100 veces más efectiva que el blanqueador y, por lo tanto, las bajas concentraciones de entre 50 y 200 mg de los materiales activos por litro son suficientes para desinfectar, a diferencia del blanqueador, que por el contrario requiere entre 5,000 y 20,000 mg por litro).

También son mucho más ecológicos y no causan quemaduras ni piel seca. Como tales, pueden ser efectivos en el tratamiento de heridas, una posibilidad que se está investigando.

No causan corrosión y, lo que es más importante, con una concentración muy baja de 50 mg, eliminan todo tipo de virus.

En envases sin electrodos, los desinfectantes pueden permanecer efectivos durante dos meses y pueden venderse en botellas reciclables. Para productos embotellados reutilizables, se puede aplicar un proceso bastante simple para permitir el uso a largo plazo.

El Dr. Eran Avraham, el Dr. Izaak Cohen y el Prof. Doron Aurbach, líder del grupo de electroquímica, desarrollaron y patentaron la capacidad de convertir el agua corriente en materiales para combatir virus en el Departamento de Química e Instituto de Nanotecnología y Materiales avanzados en la Universidad Bar-Ilan.

Los materiales fueron probados recientemente por la Dra. Inna Kalt y la Dra. Tatiana Borodiansky Shteinberg en el laboratorio del Prof.Ronit Sarid, de la Facultad de Ciencias de la Vida Mina y Everard Goodman de la Universidad, y demostraron ser efectivos para neutralizar los virus de tipo corona.

“Examinamos la capacidad de estos materiales para dañar la infección por el virus del herpes simple tipo 1 y el coronavirus humano OC43. Ambos virus se eliminaron por completo cuando se expusieron a los desinfectantes durante diferentes períodos de tiempo “, dijo el profesor Sarid.

“Las características estructurales de OC43 son similares a las del reciente SARS-CoV-2, lo que sugiere que este virus también se eliminará fácilmente con este desinfectante”, agregó.

(Agencia de Noticias TPS / Tazpit)

Noticias Relacionadas