728 x 90

¿Abuso de poder o misión perdida de los policías?

¿Abuso de poder o misión perdida de los policías?

Becky Krinsky

11 de junio de 2020

Toda generación y cada comunidad existen sus héroes. Personas que son admiradas y respetadas por lo que representan, por el trabajo que han hecho o por lo que han logrado. De hecho, hay varios estudios psicológicos que aseguran, que, si se tiene la opción de elegir, la mayoría de las personas tienen la fantasía personal de ser un héroe y hacer algo verdaderamente trascendente con su vida.

Los policías, son agentes que están entrenados por profesión a cuidar la ley, a mantener el orden y a proteger a la sociedad. Desde luego que ellos, fácilmente pueden caer dentro de la categoría de héroes locales.

Tristemente hoy en día, ésta no es la realidad, a partir de varios casos con brutalidades, corrupciones y de maltrato, los policías, al igual que ciertas personas que tienen cargos con poder importante, han defraudado el uniforme que llevan puesto.

Una razón considerable podría ser que las personas eligen vivir en piloto automático. Es fácil operar por instinto y sin recordar cada mañana que la vida, y la vida de los demás es valiosa.

Son pocos los oficiales que están plenamente conscientes del hecho que antes de ponerse un uniforme, antes de desempeñar un trabajo y antes de salir a luchar por sus sueños, son personas, “seres humanos,” individuos que pueden, y tienen el poder para pensar, sentir, tomar decisiones y desde luego… deberían de tener un buen sentido común y un compromiso para con la humanidad.

A estas alturas de la vida, las muertes injustas por culpa de protocolos y estereotipos viejos ya no son una justificación válida, ni pueden otorgar la licencia para actuar por impulso y sin criterio.

El problema no radica sólo en los terribles errores que se cometen al no querer ver las consecuencias de las acciones. Además, se ha perdido el valor esencial. Todos somos humanos. Deberíamos ser personas con conciencia y responsabilidad.  

La vida de todos sería mejor si, antes que nada, se tomara la elección diaria de ser mejor persona. Buscar el bien. Inspirar a otros. Hacer la diferencia. Ayudar con lo que se puede. Poner atención a las oportunidades que surgen. Ser integro y honesto.

Es vital recordar que todo ser humano, es importante. Todo lo que hace y dice cuenta. Las acciones personales tienen impacto. No importa si uno es un policía, un oficial del ejército, un alto ejecutivo de la empresa, o es una persona con un empleo sin trascendencia, o si no se tiene empleo.

Todos y cada uno de los seres vivos tenemos la oportunidad y la responsabilidad de encontrar la forma de aportar y de mejorar el mundo en que vivimos.

La receta 

Ser humano

Ingredientes:

Conciencia – reconocer la responsabilidad y el privilegio de estar vivo

Propósito – tener claro el para qué uno está viviendo y qué está haciendo con sus días

Fe y confianza – aceptar que hay un plan maestro y éste tiene un buen fin

Sensibilidad – poder de sentir y entender lo que pasa con otros. Compasión, comprensión

Elección – derecho al libre albedrío, aceptar el valor y el impacto personal

Afirmación positiva reconociendo mi valor personal

Mi sentido común me ayuda y me dirige a hacer el bien cuando hago caso.  Actúo con conciencia y responsabilidad. Tengo el poder de hacer buenas decisiones y evitar lastimar a otros. Mi persona, mis acciones y mis opiniones son valiosas. No tengo que impresionar a nadie para sentirme bien conmigo. Tampoco ocupó imitar a otros. Tengo una buena vida y puedo ser un buen ejemplo para los demás.  

Rescatando tu humanidad:

1.     Estar vivo y consciente de la vida es una razón suficiente y valiosa para ser feliz. Uno siempre anda buscando cómo ser mejor y tener más. Cuando se reconoce que lo que se es y se tiene es suficiente para vivir, se puede agradecer y disfrutar más lo que se tiene.

2.     Tener el poder de elegir qué tipo de persona se quiere ser es la condición más sagrada del ser humano. Cada día uno puede decidir qué quiere hacer con su vida y tiene todo el derecho de cambiar cuando su elección no fue la adecuada. Elegir da poder y responsabilidad.

3.     El sentido común no engaña, ni hace daño. Cuando uno toma conciencia y actúa con conocimiento, sin impulso, ni queriendo impresionar a nadie. Uno funciona con honor, justicia y hace lo que debe de hacer. Todas las acciones que se hacen son únicas.

Vivir es buscar la excelencia en las pequeñas acciones diarias, no te conformes con lo que te llega. Haz lo mejor que puedes con lo que tienes, vive con conciencia, gratitud y alegría. 

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2020 Recetas para la vida© Todos los Derechos Reservados 

Tenemos citas virtuales para ayudarte con el estrés, la incertidumbre y la crisis. Llama hoy para hacer tu cita. recetasparalavida@gmail.com.

Becky Krinsky | Life-Coach, Author, & International Speaker

Recetasparalavida.com

Noticias Relacionadas