728 x 90

Cómo Putin frustró la resolución anti-Israel de Obama

Cómo Putin frustró la resolución anti-Israel de Obama

15 de junio de 2020

Se revelaron nuevos detalles por primera vez sobre maniobras detrás de escena en 2016 cuando el presidente Obama planeaba proponer una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU contra Israel, informó el lunes Yisrael Hayom.

El primer ministro Binyamin Netanyahu reveló hace un año y medio en una conferencia que solicitó a “un amigo, el líder de una de las potencias mundiales que tiene derechos de veto en el Consejo de Seguridad, con quien tengo una muy buena relación” para oponerme la resolución. Ese líder, en palabras de Netanyahu, “bloqueó la resolución”.

En una reciente reunión cerrada, Netanyahu reveló más detalles. A finales de 2016, la Resolución 2334 se estaba preparando para ser sometida a votación en el Consejo de Seguridad de la ONU, determinando que Israel está violando el derecho internacional por su “actividad de asentamiento” en los “territorios ocupados”, incluido Jerusalem Oriental y el barrio judío del Ciudad Vieja.

Israel sabía en tiempo real que la resolución se estaba coordinando con los palestinos y la UE. Netanyahu llamó al presidente ruso Vladimir Putin el 24 de noviembre de 2016, explicando que la resolución propuesta socavaría la estabilidad en el Medio Oriente y dañaría a Israel. Netanyahu solicitó que Putin anunciara su intención al Consejo de Seguridad de vetar la resolución.

Desafortunadamente, Putin rechazó la solicitud de Netanyahu. El 23 de diciembre de 2016, el Consejo de Seguridad aprobó la resolución después de su aprobación en una votación de 14-0. En una abrupta desviación de la política estadounidense de larga data, Estados Unidos se abstuvo de votar, y el embajador de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, explicó que, aunque la resolución confirma el consenso de que los asentamientos de Israel no tienen “validez legal”, Estados Unidos no estuvo de acuerdo con cada palabra en el texto y la ONU a menudo atacan injustamente a Israel.

Cabe señalar que el entonces presidente electo Donald Trump pidió al presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi, que retirara la propuesta que hizo después de “una intensa presión”. Pero la propuesta fue aceptada por Malasia, Nueva Zelanda, Senegal y Venezuela, y el Reino Unido alentó a Nueva Zelanda a avanzar incluso después de que Netanyahu le dijera a su canciller que Israel consideraría la propuesta como una “declaración de guerra”.

Posteriormente, un funcionario israelí acusó al gobierno de Obama de coludir con los palestinos detrás de escena de la propuesta para dañar a Israel.

Sin embargo, Obama no estaba satisfecho. Como recordarán los lectores, una de las últimas acciones de Obama antes de dejar el cargo fue planear otra resolución contra Israel en el Consejo de Seguridad, una decisión cada vez más severa destinada a obligar a Israel a establecer un estado palestino en las líneas de armisticio de 1948. El embajador saliente de Israel ante la ONU, Danny Danon, advirtió a Israel sobre la resolución planificada en tiempo real.

Netanyahu decidió probar suerte nuevamente con Putin, llamándolo por segunda vez y explicándole cuán gravemente se vería perjudicado Israel por la nueva resolución y cómo socavaría la estabilidad de la región.

Esta vez, Putin estaba convencido e informó a Netanyahu que, si la resolución se sometía a votación, Rusia votaría en contra. Según lo que dijo Netanyahu en la reunión, la intención rusa de torpedear la resolución se dio a conocer a Obama.

Obama entendió que, si Rusia vetaba una resolución para proteger a Israel en el Consejo de Seguridad, socavaría severamente la credibilidad de Estados Unidos como aliado de Israel y su estatus en la comunidad judía.

Obama finalmente decidió archivar la resolución, pero logró mostrar sus verdaderos colores con respecto a Israel poco antes de dejar el cargo.

(YWN)

Noticias Relacionadas