728 x 90

Nuestro instinto animal

Nuestro instinto animal

Alberto Kalejman

9 de julio de 2020

Está escrito en la Mishná en Pirkei Avot: “Yehuda ben Teima dijo: Sé intrépido como un leopardo y ágil como águila, rápido como gacela, y fuerte como león, para hacer la voluntad de tu Padre que está en el cielo”.

De esta Mishná surge una pregunta ¿Por qué los jajamim comparan al ser humano con los animales? Podemos responder con un pasuk de Parashat Breishit que dice: “…Y trajo Hashem todos los animales al hombre…” (2:19). Podemos explicar esto de la siguiente manera: En el libro “El control de la vida”, el Rab Amram Anidjar shlita trae en nombre de nuestros Jajamim una explicación muy linda: “…Después de la creación del reino animal, donde Hashem limitó a cada uno con una característica diferente trajo todos los animales, es decir, todas las características de los animales y las implantó en el ser humano”.

De esta explicación podremos obtener una enseñanza: El ser humano se puede comportar como un animal, pero depende de él qué animal y cómo lo aplica.

Por ejemplo, este Shabat leemos en la parashá que Pinjas, el sobrino nieto de Moshé Rabenu, no formaba parte de la familia de los cohanim, pero Hashem le regaló la kehuná (sacerdocio) por hacer respetar su honor frente a la falta que estaba cometiendo el príncipe de la tribu de Shimón (Zimri) con la princesa midianita Cazbí.

En este episodio vemos como Pinjas actúo rápidamente como una gacela, clavándole una lanza que atravesó a Zimri y a Cazbi para defender el Nombre de Hashem. Él eligió utilizar el instinto animal para santificarse.

Durante nuestra vida se nos presentan muchas situaciones donde actuamos en forma animal, queda en nosotros qué animal utilizar y de qué forma.

Quiera Boré Olam (creador del mundo) que siempre utilicemos nuestro instinto animal para el bien.

Noticias Relacionadas