728 x 90

La Tefilá de los padres

La Tefilá de los padres

Rab Yosef David Amselem

10 de julio de 2020

Prestemos mucha atención a la importancia de santificar nuestra boca, para pedirle Tefilá a Hashem por nuestros hijos.

Estudiaremos lo que nos dicen nuestros Jajamin acerca de la gran importancia de hacer Tefilá por nuestros hijos.

Nos enseñan los Jajamin: “Eleva a Èl tus manos por el alma de tus niños desvanecidos por el hambre en las calles” (Meguilat Eija 2:19).

De aquí aprendemos que la persona debe pedir misericordia sobre sí misma, por su señora, por sus hijos y por sus familiares que no se vean ninguno de ellos expuestos a una situación indigna. (Tana Debe Eliyahu Cap. 21-1).

Por otro lado, dice el Talmud: “¿Por qué los estudiosos de la Torá no consiguen que los hijos sean también estudiosos?” 

Ravina dijo: “Porque no bendicen a la Torá al principio” (Nedarim 81-A). 

Rashi explica: “Los estudiosos son tan meticulosos en el estudio de la Torá, pero no son cautelosos de bendecir cuando empiezan a estudiar y no recae en ellos la bendición de: ‘Seremos nosotros y nuestros descendientes estudiosos de la Torá’” (allí también hay otras razones).

De aquí aprendemos que, si bien merecían hijos eruditos, no lo consiguieron por no rezar por ellos.

Por eso nos dicen nuestros Jajamin que para la educación se requiere de muchas Tefilot y que tengamos ayuda celestial para saber cómo conducirnos en cada circunstancia con nuestros hijos.

Por lo tanto, es indispensable hacerle Tefilá a Boré Olam, siendo está la clave fundamental para tener éxito en la educación de los hijos.

Encontramos también en otra Guemará una gran enseñanza de nuestros sabios, que ayunaban con el objetivo de que los hijos tuviesen éxito en el estudio.

Por otro lado, Rabi Akiba ayunó 40 días a fin de que Hashem le abriera el entendimiento en la cabeza del hijo de cierto recaudador de impuestos. 

Siempre en conveniente rezar por el éxito de los hijos incluso antes que nazcan.

Así enseña en Pirké Abot (2-11) que Rabi Yojanan Ben Zacai alababa a la madre de Rabi Yehoshúa Ben Janania, por cuyo mérito su hijo fue un erudito de la Torá. 

Rab Ovadia Mibartenura explica: “Cuando la esposa estaba embarazada, iba a todos los Batei Midrash de su ciudad solicitando que hagan Tefilá para que su hijo sea grande en Torá.

También el Shulján Aruj dictamina (Siman 47 Halajá 5 Mishná Berurá 9 y 10) que los padres tienen la obligación de rezar continuamente para que los hijos sean estudiosos, justos, exitosos y tengan rasgos positivos. También deben concentrarse en aquellas partes de la Tefilá designadas para pedir por los hijos e implorar porque sean estudios de la Torá y exitosos. Por ejemplo: “Ahabat Rava o Ahabat Olam”, al decir las bendiciones de la Torá y al pronunciar “Uva letziyón…” 

El Jaye Adam (122-8) nos dice: Es correcto rezar cada día para que la Torá no se aparte de su boca, ni de sus descendientes, ni de la de los descendientes de sus descendientes, que su simiente cumpla la Voluntad Divina íntegramente y ninguno se desvíe de la educación de la Torá.

Quien no sepa rezar en hebreo que lo diga en su idioma, lo principal es hacer Tefilá desde las profundidades del corazón.

El Jasón Ish Ztk”l (Kovetz Igrot Parte 1-74) redacta una plegaria que la madre ha de rezar por su hijo. (Si alguien la necesita que me la pida por favor).

En cierta ocasión un padre solicitó al Rab de Brisk Ztk”l que le diera una bendición a su hijo. El Rabino le dijo al padre: “Según cuántas lágrimas derrame la madre, así será el Temor a Hahsem del hijo”.

Vemos de todos estos ejemplos que nos enseñan nuestros Jajamin lo importante que es rezar siempre por nuestros hijos hasta derramar lágrimas, para que Hashem los guíe y nos dé la fuerza para poder encaminarlos en la vida de la Torá, Mitzvot, Irat Shamayin, Debekut Hashem, Guemilut Jasadim etc. 

Nunca nos desesperemos ni tiremos la toalla porque no veamos los frutos al momento; para por un momento y reflexiona: La toalla no sirve para tirarla al suelo, también sirve para secar todas las lágrimas santificadas de nuestras Tefilot por nuestros Tzadikim.

Noticias Relacionadas