728 x 90

¿Cómo hacemos un viaje?

¿Cómo hacemos un viaje?

Sivan Rahav Meir

¿Cómo reunimos las fuerzas necesarias para hacer nuestro viaje por la vida? Está escrito en la porción de la Torá de esta semana: “Estos son los viajes de los Bnei Israel que salieron de Egipto” y luego sigue la lista de 42 lugares donde acampamos durante nuestra estadía en el desierto. Algunos de estos lugares tienen nombres como por ejemplo Shefer (belleza) y Mitkah (dulzura), en tanto que otros son llamados Harada (miedo) y Marah (amargura).

Estos no son nombres que previamente existieron. Más bien, fueron los Bnei Israel quienes les dieron nombres a estos sitios -de acuerdo con su comportamiento o al estado espiritual en que se encontraban cuando estaban en estos lugares-. En otras palabras, cada lugar recibió su nombre de acuerdo al comportamiento del pueblo en cuanto estuvieron acampando en él.

¿Qué conclusión sacamos de ello? Que escribes la historia de tu vida a través de tus viajes. Tú escoges si darles nombres agradables o no a las estaciones que encuentres a lo largo del camino.

Ayer hice un reportaje sobre una pareja de emisarios de Jabad que vive en Bolivia. Ellos salieron de su país en cuarentena con sus siete hijos, entre ellos un bebe de dos meses. Debido a la situación en Bolivia, al bebé no le habían hecho su brit milá. Decidieron viajar a Israel para realizar el brit y este viaje tomó 4 días consecutivos de vuelos exhaustivos.

Su historia es muy apropiada para la porción de Masei, ya que, en vez de llorar y quejarse, los padres hicieron que sus hijos fueran parte de este viaje, recordándoles, con mucho entusiasmo en cada aeropuerto el número de vuelos que aun debían tomar. Los niños no dejaron de cantar y bailar a cada parada, con júbilo y expectativa por el brit milá que pronto seria celebrado en Israel.

Al final eres tú quien realmente le das los nombres a las estaciones donde te detienes a lo largo de tu travesía por la vida.

Noticias Relacionadas