728 x 90

El portador de virus asistió al Shul a pesar del diagnóstico y llevó a la muerte del Rav Shmuel Ashkenazi, Z’tl

El portador de virus asistió al Shul a pesar del diagnóstico y llevó a la muerte del Rav Shmuel Ashkenazi, Z’tl

20 de julio de 2020

Rav Shmuel Ashkenazi, z’l, un residente de Jerusalem conocido como el “ish sefarim” debido a su hábito de décadas de comprar un nuevo séfer -libro de Torá- todos los días desde el momento de su boda en Shabat a la edad de 98 años, Kikar Shabat informó.

Un pariente del difunto le dijo a Kikar H’Shabat que durante los primeros meses de la pandemia de coronavirus, el Rav Ashkenazi aguardaba ansiosamente el momento en que pudiera volver a la sinagoga. Cuando finalmente se reabrieron, Rav Ashkenazi regresó al shul, pensando que estaría a salvo ya que nadie con el coronavirus asistiría.

“¡Pero un asesino lo esperaba allí!” dijo su pariente. “Sin embargo, uno de los feligreses que sabía que llevaba el coronavirus vino al shul y se sentó no muy lejos del anciano R ‘Shmuel, que había sido meticuloso para sentarse en una mesa separada”.

Poco después, R ‘Ashkenazi comenzó a desarrollar síntomas del virus, falleciendo en Shabat, unas semanas más tarde. “Y para ser claros”, continuó su pariente, “Rav Shmuel no tenía enfermedades subyacentes a pesar de su avanzada edad. Murió sólo por el coronavirus que atrapó del feligrés que violó las regulaciones”.

R ‘Ashkenazi nació en Yerushalayim en una familia que vivió en la ciudad por generaciones.

Debido a su inusual minhag -costumbre- de comprar un séfer todos los días, su hogar en Batei Ungarim parecía una biblioteca, con libros que cubrían todas las paredes de su apartamento hasta el techo. Incluso tenía escaleras para llegar a los estantes superiores, pero tuvo dificultades para subirlas en sus últimos años.

Lo que hizo que su hogar fuera aún más inusual fue que los sefarim incluso se alineaban en las paredes de su pequeña cocina israelí. En lugar de armarios de cocina superiores en el pequeño espacio asignado, había estantes con libros. Los estantes de sefarim también cubren las otras paredes superiores de la cocina.

R ‘Ashkenazi no sólo compró los sefarim sino que también aprendió de ellos, de todos ellos.

Publicó un séfer de sus escritos de la Torá hace varios años, Alfa Beta Kadmita.

Yehi Zijró Baruj. sea bendita su memoria.

Noticias Relacionadas