728 x 90

Fijarnos metas

Fijarnos metas

Sivan Rahav Meir

 21 de julio de 2020

En estos días hay estudiantes que reciben certificados escolares no buenos y terminan el año escolar sin haber tenido éxito en los estudios.

Este sábado empezamos a leer el Libro de Devarim, el cual transmite un mensaje importante a los estudiantes y a sus padres: En su primer encuentro con D-s, Moshé Rabeinu declara: ‘No soy hombre de palabras… tengo dificultad con la lengua’. (Shemot cap.3)

A pesar de ello el Libro de Devarim abre con las siguientes palabras: “Estas son las palabras que transmitió Moshé a todo Israel’. El libro entero contiene cantidad de palabras de Moshé Rabeinu en los emotivos discursos de despedida del Pueblo de Israel. ¿Qué pasó aquí? ¿Como pasamos de “no soy hombre de palabras” a “éstas son las palabras”?

Nuestros sabios explican: Moshé Rabeinu recibió de Hashem una misión y un rol. Le tocaba a él sacar al pueblo de Egipto, enseñarle Torá y dirigirlos hacia la Tierra de Israel. Cuando el hombre tiene metas y objetivos le es posible sobreponerse a muchas dificultades, inclusive a los diagnósticos dados por profesionales y a la percepción equivocada que pueda tener de sí mismo.

En cada uno de nosotros hay un gran potencial oculto y la situación que vemos frente a nosotros ahora mismo no es estática. El mismo Moshé que dijo al principio “no soy hombre de palabras” se transformó en Moshé Rabeinu, en el líder eterno, a partir del cual hemos practicado sus enseñanzas diariamente durante miles de años.

Noticias Relacionadas