728 x 90

No hay evidencia de que el coronavirus se transmita a través de la leche materna

No hay evidencia de que el coronavirus se transmita a través de la leche materna

4 de agosto de 2020

Foto: Prof. Moshé Ben-Ami, director de la sala de maternidad en el Centro Médico Baruch Padeh. / Oficina del Portavoz del Centro Médico Baruch Padeh

El profesor Moshé Ben-Ami, director de la sala de maternidad del Centro Médico Baruch Padeh, declaró el lunes que “no hay evidencia de que el coronavirus se transmita a través de la leche materna. La recomendación para las mujeres que amamantan es: no dejen de amamantar, mientras mantengan la higiene y usen una máscara facial”.

“Nuestras recomendaciones para las mujeres embarazadas durante este tiempo son tener mucho cuidado con las pautas importantes con respecto a la higiene de las manos, la distancia social y el uso de una máscara facial. Además, a pesar de la dificultad, es muy importante no descuidar el monitoreo de rutina del embarazo”.

El profesor Ben-Ami se desempeña como jefe de maternidad desde 1996. También se desempeña como Vicedecano y Presidente del Comité de Admisiones de la escuela de medicina de la Universidad Bar Ilan, y como Presidente de la Asociación de Ginecología y Partería de Israel. En el centro médico en las afueras de T’veria, Ben-Ami es responsable del Departamento de Mujeres, el Departamento de Obstetricia y Ginecología, la Sala de Maternidad, las Unidades de Ultrasonido, la FIV y la sala de emergencias de las mujeres.

El profesor Ben-Ami dijo que el coronavirus y la segunda ola que Israel enfrenta actualmente han planteado innumerables preguntas entre las mujeres embarazadas, así como después del parto.

“Desde la primera ola se han acumulado más datos entre expertos de todo el mundo que indican que la enfermedad es más grave en mujeres embarazadas”, dijo el profesor Ben-Ami. “Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Han publicado datos sobre 8,200 mujeres embarazadas que contrajeron el coronavirus, y resulta que la tasa de hospitalización de las mujeres embarazadas es 5 veces mayor que la de las mujeres no embarazadas. La hospitalización en cuidados intensivos y la necesidad de ventilación también fueron mayores. La hospitalización en cuidados intensivos es 1.5 veces mayor en comparación con las mujeres no embarazadas. La necesidad de respiración es 1.7 veces mayor”.

“Por otro lado, no hay diferencia en la tasa de mortalidad, que es de 1 en 500 (en mujeres diagnosticadas con el coronavirus – JP)”, señaló el profesor Ben-Ami.

Las cesáreas también se han visto significativamente afectadas por el virus, según el profesor Ben-Ami, quien dijo que “se realizaron 50% más partos por cesárea en mujeres embarazadas que fueron diagnosticadas con el coronavirus. Además, hubo más complicaciones después del nacimiento, una diferencia significativa, tres veces más complicaciones como sangrado, infecciones e hipercoagulabilidad”.

Con respecto al parto prematuro, el profesor Ben-Ami enfatizó que “éte es el riesgo más significativo. Según diversos estudios, el porcentaje de nacimientos prematuros [entre las mujeres con el virus] varía del 25% al ​​70%. Esto se compara con el 5-10% en la población general. Pero no hay información que indique que los abortos son más comunes”.

En cuanto a si el coronavirus causa defectos de nacimiento, el profesor Ben-Ami dijo: “Puedo tranquilizar a las mujeres y decir que actualmente no hay evidencia de eso”.

Noticias Relacionadas