728 x 90

Dos personajes, alejados de la luz de los reflectores

Dos personajes, alejados de la luz de los reflectores

Sivan Rahav Meir 

11 de agosto de 2020

Hace ya varios días que recibo historias y elogios sobre estas dos personas. De hecho, no son conocidos por la mayoría del público, pero quizás precisamente por esto es importante escribir sobre ellos: 

-El Rabi Shimon Bitton, de 53 años creció en Migdal HaEmek, era miembro del Kibutz Tirat Tzvi y se mudó a la ciudad de Bet Shean, con la intención de aportar a la sociedad. Allá activó como encargado del Beit haMidrash “Darkei Eliyahu”.  

Era conocido en Bet Shean y sus alrededores debido al gran número de clases que impartía y de la gran cantidad obras de caridad que hacía. A cada Pésaj organizaba una gran noche del Séder para las familias que no tenían los medios de llevar a cabo una noche de Séder.  

Después de su fallecimiento, una señora llamó por teléfono y preguntó: “Todos los Shabat él se preocupa de hacernos llegar jalot y vino, ¿dónde está el?” 

-Rabbi Ytzchak Idels, de 69 años fue uno de los fundadores del asentamiento Atzmona y luego de tener que abandonar este asentamiento pasó a vivir en Gush Katif del cual, posteriormente, también tuvo que trasladarse.  

Sus alumnos -a los cuales enseñó en la Yeshivá de Sderot- mencionaron que este hombre, cuyo hogar fue destruido dos veces, siempre les causó gran impresión por su fe y por la alegría que siempre reflejó.  

Sus seres queridos hablan de un hombre lleno de humildad, que en el transcurso de los años enseñó la Torá en general a miles, y la Torá de acuerdo al Rav Kook en detalle. 

Estos dos rabinos, líderes comunitarios, quienes se asentaron tanto en el norte como en el sur de la tierra de Israel, llevaron una vida de Torá, bondad y simpleza. Este punto central e importante de los rabinos de Israel no es revelada ni por los medios de comunicación ni en las redes sociales. Sólo escucharíamos sobre ellos si explotara alguna “tormenta”, pero ambos, de hecho, nunca buscaron reconocimiento. En el transcurso de decenas de años construyeron la eterna obra de sus vidas con fe y entrega total, hasta el último día de sus vidas, alejados de las luces de los reflectores. 

En su memoria.

Noticias Relacionadas