728 x 90

Cuidado ¡Abundancia!

Cuidado ¡Abundancia!

Sivan Rahav Meir 

13 de agosto de 2020

Cierta vez pedí en un stand de calle en New York un vaso pequeño de jugo de naranja. El vendedor me dio un enorme vaso lleno de jugo. “Pedí uno chico” le dije, para reparar el error, pero él me señalo que había dos vasos más grandes aun: “El que recibiste es el chico, he aquí el de tamaño medio y ¡éste es el grande!”. El vaso que en Israel llamamos “grande” es, en Estados Unidos “chico”.  

El verdadero desafío del cual el libro de Deuteronomio nos previene es el vivir en una sociedad de abundancia. Una sociedad que tiene de todo y en gran cantidad.  

Una y otra vez, Moshé Rebeinu nos alerta, no sobre la escasez sino sobre la opulencia, no sobre el peligro de una hambruna sino del peligro de la abundancia.  

De hecho, después de años de deambular en el desierto, el libro de Deuteronomio nos prepara para un desafío que es vigente en nuestros días: el vivir la vida en una sociedad que tiene de todo y no en una sociedad de escasez.  

Nuestros antepasados se enfrentaron a la esclavitud y al hambre, a las persecuciones y las expulsiones, pero ¿qué hacemos después, cuando entramos a la tierra buena, una tierra de leche y miel? La Torá enfatiza una y otra vez: Recuerda no te olvides, sé cuidadoso, come y satisfácete, no te engordes y no dejes de lado la tradición que se ha levantado con lágrimas y sangre.  

Es verdad, todas las generaciones anteriores demostraron dedicación, compromiso y entusiasmo bajo circunstancias difíciles. Pero no debemos subestimar nuestro difícil desafío, que es el de la dedicación para tener el éxito de continuar en el camino de ellos, inclusive bajo condiciones que nos son fáciles y confortables.

Noticias Relacionadas