728 x 90

Tefilá versus Tzedaká durante COVID-19

Tefilá versus Tzedaká durante COVID-19

Rabino Yair Hoffman

23 de agosto de 2020

Incluso durante la era COVID-19, hay personas que entran en shuls para recolectar Tzedakah. Algunas shuls todavía dejan entrar a todos y otras no.

Grandeza de la Tefillah

El trabajo clásico titulado Jovot Halvavot proporciona cinco cosas que se pueden lograr en Tefilá – oración:
• Expresa el anhelo de nuestra Neshamá – para conectar y lograr dveikut (apego) con Hashem.
• Nos permite desarrollar nuestro propio sentido de humildad al contemplar a Hashem.
• Nos permite reconocer -aunque ya sea levemente- nuestras limitadas capacidades ante la grandeza de Hashem.
• Nos da la oportunidad de alabar y agradecer a Hashem por las muchas bondades que Él realiza por nosotros cada día, de hecho, cada momento.
• Nos permite echar nuestras cargas sobre Hashem al contarle todas nuestras necesidades y darnos cuenta de que todos nuestros asuntos están verdaderamente en sus manos.

Claramente, podemos lograr cosas notables a través del rezo.
Grandeza de la Tzedakah

La Mitzvá de Tzedaká también es muy importante. El Talmud Yerushalmi (Peah 1: 1) nos dice que Tzedaká y Jésed son iguales a todas las Mitzvot de la Torá. El Midrash Zutah (Shir HaShirim aleph) explica que si la gente de Dor HaMabul (la generación del diluvio) y la gente de Sdom solo hubieran dado Tzedaká, no habrían sido destruidos. De hecho, la Guemará en Sukah (49b) nos dice que ¡Tzedaká es más grande que todos los Korbanot!

Los dos juntos

¿Qué sucede entonces, cuando ambas Mitzvot Tefilah y Tzedaká chocan? Y más específicamente, ¿qué sucede cuando estos dos Mitzvot chocan durante COVID-19? Hay muchas personas necesitadas que vienen a la sinagoga de todo el municipio, de más allá del municipio y, cuando había vuelos disponibles, de Eretz Isael para recoger Tzedaká. ¿Existen pautas y protocolos halájicos sobre cuándo pueden recolectar durante el rezo y cuándo no? ¿Se les debería permitir la entrada a la sinagoga también?

¿Está permitido durante Psukei D’Zimra o jazarat HaShatz? ¿Está prohibido o permitido dar durante estos tiempos?

El tema es tema de gran parte del debate de conversaciones en los shul.
Tzedaká no es opcional

Estamos trabajando, por supuesto, con la suposición de que, si uno ve un pobre real, está obligado a darle dinero. Esta es la clara implicación y comprensión de las palabras del autor del Shulján Aruj (247: 1). También es la forma en que la mayoría de los Ajaronim entienden al Mejaber.
La tzedaká es una obligación absoluta de apoyar a los pobres, no es opcional. Uno no tiene que dar un dólar entero, ni, según muchos Poskim, se debe dar a personas que teóricamente podrían estar trabajando. Uno podría, sin embargo, preparar cuartos de dólar para dar. También debe tenerse en cuenta que, si uno no tiene fondos para donar, esto no se considera un percance, es una exención en toda regla.

La vista del Ran

Por supuesto, un tema que me viene a la mente es la idea de Osek baMitzvah patur min haMitzvah: alguien que participa en una Mitzvá está exento de otra Mitzvá.

El RaN (Sukah 25a) establece que este principio es aplicable incluso si es posible cumplir ambas Mitzvot con la única advertencia de que debe afectar la calidad de la primera Mitzvá que se está realizando. De lo contrario, uno debería hacer ambas Mitzvot.

Entonces, ¿somos realmente capaces de realizar múltiples tareas al dar Tzedaka junto con el regocijo en el que estábamos involucrados originalmente? La respuesta corta parecería ser “no, no podemos realizar múltiples tareas sin comprometer la primera Mitzvá”. Todo esto asumiendo que realmente nos estamos concentrando en la Tefilá. Si no lo estamos de todos modos, entonces parece que la advertencia del Ran es irrelevante. Las consecuencias de este razonamiento son que, si alguien no está prestando atención al rezo, entonces podría ser abordado y no estaría exento. Si alguien está prestando atención, está exento.

Sin embargo, hay otra pregunta. ¿Nos gusta este Ran? El Ramá (OC 38: 8) claramente lo hace y el Biur Halajá entiende que el Bey Yosef dictamina como el Ran también. [Tosfos y Rosh parecen dictaminar de otra manera, ver BH # 1 en Siman 38].

Entonces, para abordar el problema del Ran, si uno hubiera preparado previamente el cambio y no tendrá ningún disturbio en kavaná (intención), teóricamente podría cumplir ambas Mitzvot simultáneamente, pero esto puede ser un poco difícil. Parecería extraño afirmar que habría un requisito de preparar el cambio de antemano; el requisito es sólo entregarlo cuando surja la situación, pero no colocarse en una situación en la que no estaría exento de ello. No obstante, sería meritorio prepararlo de antemano como se indica en la Mishna Brurah.

¿Está prohibido?

Entonces, ahora que hemos establecido que uno no está obligado a dar Tzedaká según el Ran, ¿existe una prohibición? A esto parece que tenemos otro debate. La Mishna Brurah en Siman 96: 1 cita a Rav Yosef Teumim, el autor del Pri MeGadim, quien prohíbe guardar monedas incluso durante Psukei D’Zimrah, al igual que Mejaber lo prohíbe durante la Tefilah de Shmoneh Esreh (Amidá). La Mishnat HaMishpat, sin embargo, cita a Rav Shlomo Zalman Auerbach (Halijot Shlomo capítulo 7) que no está de acuerdo con esta Mishna Brurah.
Pero ¿qué pasa durante Krias Shma y la repetición del Shmone Esreh? Los Poskim (ver Tzedaka U’Mishpat 1: 4 y Halijot Shlomo 7: 4) fruncen el ceño durante el Shemá, y ​​lo prohíben por completo durante Jazarat HaShatz. El Pri Megadim (96: 3) también lo prohíbe durante la lectura de la Torá porque niega una promulgación de Ezra HaSofer.

Todo esto es la halajá técnica, pero encontramos un precedente interesante en Jumash. Abraham Avinu estaba en medio de una conversación con Hashem y ¿qué nos señala Rashi que hace? Él va a atender a los tres viajeros errantes, ¡personas que Avrohom Avinu percibía como adoradores de ídolos!
Entonces, claramente, el espíritu de la visión de la Torá sobre estas cosas es que tal vez deberíamos hacer un esfuerzo adicional para preparar la Tzedaka para los aniyim de una manera que no nos moleste ni a nosotros ni a quienes nos rodean. Como hemos visto, tanto la oración como la Tzedaká son Mitzvot muy importantes.

COVID 19, por supuesto, trae a colación el tema de un posible Pikúaj Néfesh. Algunos han preparado un guardia para el rezo y no dejan entrar a cualquiera. Otros permiten que entre cualquiera, siempre que lleve una máscara. Y, sin embargo, un tercer grupo simplemente está dejando entrar a cualquiera. Es la opinión de este autor, debido a los peligros involucrados, que NO se debe dejar entrar a extraños, pero se debe proporcionar al guardia unos dólares por cada uno de ellos.

Los problemas que se plantean en este artículo son importantes. Cada sinagoga debe buscar la guía de su Rav sobre cómo manejar exactamente la delgada línea de cumplimiento de ambos ideales de la mejor manera posible.

¡Que Di’s nos conceda a todos yeshuot y nejamot en el zejut de nuestra observancia de estas dos importantes Mitzvot!

(5tjt.com)

Noticias Relacionadas