728 x 90

No ser mal agradecido

No ser mal agradecido

Sivan Rahav Meir 

31 de agosto de 2020

En tres palabras Rashi cuenta toda la historia.  

El Pueblo de Israel llega a su tierra, se asienta en ella y cientos de años después un campesino sale a su huerto y ve allá los primeros frutos.  

Él toma el primer fruto, sube con él a Jerusalem y en una ceremonia llena de emoción, él expresa palabras de agradecimiento por el pasado y esperanza por el futuro.  

¿Cuál es el significado de esta ceremonia? ¿Por qué es preciso emocionarse tanto de algún primer higo que haya crecido en el patio?  

Rashi explica esto así: “Para que no seas mal agradecido”. Saber agradecer por lo que tienes, alegrarte por ello, darte cuenta de donde todo ha llegado y no tomar nada por sobre entendido.  

Nuestra meta, con la entrada a la Tierra de Israel es la de adoptar esta medida. Reconocer en todo momento puntos buenos y de bondad y hacer de ellos algo grande, dar las gracias por ellos.  

Me parece que también en estos tiempos, llenos de desafíos, esta percepción puede ayudarnos: Mirar lo bueno a nuestro alrededor y agradecer por él.

Noticias Relacionadas