728 x 90

Las cuestiones de dinero no deberían ser problemas

Las cuestiones de dinero no deberían ser problemas

Becky Krinsky

17 de setiembre de 2020

El dinero inicialmente surgió como un medio para intercambiar bienes y poder negociar fácilmente sin tener que utilizar el trueque o el intercambio de posesiones. Tristemente ese valor se confundió y se le asignó un monto psicológico y social que no le corresponde.

Muchas personas miden su valor dependiendo de la cantidad de dinero que tienen. Otras creen que, porque no lo tienen, tampoco merecen respeto, ya que su dignidad y su valor lo calculan según sus ingresos, su posición social y el dinero que han acumulado, sin importar la forma como lo obtuvieron.

Por lo tanto, las peleas alrededor del dinero no son sólo por el dinero sino por los beneficios y todo el valor agregado que éste representa en la sociedad.

Un billete de 500 pesos, dólares, libras, euros etc. es un papel que se le ha asignado valor en el país que se emitió y representa valor cuando se le reconoce. Si se trata de utilizar en país remoto o poco visitado, que desconoce su valor o no tiene trato comercial o intercambio bancario… éste, por más valioso que sea, allí carece de valor, ya que no hay quien lo pueda usar, cambiar o negociar.

Entonces, si el dinero es un medio para comprar, vender y obtener servicios para tener una mejor calidad de vida, es una cuestión que se puede negociar.

Cuando se le hereda, éste constituye un regalo, no una obligación. Por lo que se debería agradecer y no exigir, ni causar rupturas familiares y peleas a muerte. Esta herencia, no representa un esfuerzo personal, es un legado de parientes con buena fortuna que quieren compartir y repartir.

El problema surge cuando una persona cree que él merece más que otros. O cuando piensa que por tener una mayor relación o mejor entendimiento del tema. debe de ser tratado de alguna forma especial.  

Nadie niega que el dinero es un buen compañero, esto da tranquilidad, ayuda a obtener mejores recursos materiales que ayudan a tener una vida más cómoda. Tener dinero también trae buenos beneficios, da posibilidades para viajar, disfrutar, educarse y vivir sin tantos sacrificios. Claro que tener dinero es algo bueno y hasta necesario.

Sin embargo, pelearse a muerte con la familia, desconocer hermanos, desheredar hijos por mentiras y embrollos por intereses de terceros, robar para tener lo que no se pudo obtener con el trabajo limpio y honrado, caer en la avaricia y aprovecharse de la necesidad de otros… no es cuestión del precio, esto es únicamente una cuestión moral que tiene que ver con la integridad personal, no con el valor que tiene el dinero.

Cuando uno tiene los días contados porque una enfermedad le ha robado la vida, no hay dinero que alcance para comprar más tiempo. Todo lo demás, de alguna forma se puede negociar.

La receta 

Valor para poder negociar

Ingredientes:

Escuchar – capacidad para poder oír el punto de vista de los demás

Observación – poder ver y analizar lo que sucede sin hacer juicios personales

Comprensión – entender con objetividad y sensibilidad la situación

Integridad – respetar los valores y los principios de la verdad incondicional

Generosidad – saber compartir y repartir sin envida o conveniencia personal

Afirmación positiva para poder negociar con sabiduría

Puedo solucionar efectivamente mis problemas cuando deposito mi confianza en que todo se puede arreglar para bien. Estoy en paz con mis pensamientos y actúo con integridad. Respeto los derechos de los demás. No me aferro a las cosas materiales y menos cuando yo no las hice o trabajé por ellas. Dejo fluir y lo que es mío, tarde o temprano me tocará. Reconozco que hay un poder divino y que nadie se va sin pagar sus cuentas.

Acerca de la solución de conflictos

1.     Siempre existe una forma para negociar y solucionar los conflictos relacionados con dinero. Cada uno tiene un poder creativo que ayuda a orquestar y coordinar las opciones que puedan ofrecer alternativas para llegar a un entendido común.

2.     Para poder llegar a un buen acuerdo hay que ceder y querer ayudar. Los problemas no se crean, ni se solucionan solos. Son las personas interesadas las que tienen que aprender a escuchar y a respetar a los demás para poder arreglarse.

3.     Solucionar un conflicto enriquece el alma y mejora la calidad de vida de las personas involucradas. Un conflicto bien resuelto trae justicia al mundo, paz y tranquilidad. Además, da satisfacción personal y da un nuevo y mejor propósito de vida.

“Las ideas que tienen la intención legítima de solucionar problemas sirven de guías para tener la actitud correcta para poder entender y arreglar los conflictos.”  

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2020 Recetas para la vida© Todos los Derechos Reservados

Todos podemos y tenemos la oportunidad de descubrir un nuevo camino y de vivir una mejor vida. Nuestras sesiones de coaching personal son la mejor herramienta para lograr tus sueños. Todo se inicia con una llamada y con una cita. Vive la vida que quieres vivir, sé feliz. Sesiones virtuales, telefónicas o en persona. Te esperamos y te queremos ayudar. www.recetasparalavida.com

Becky Krinsky | Life-Coach, Author, & International Speaker

Recetasparalavida.com

Noticias Relacionadas