728 x 90

¿Será que estamos preparados?

¿Será que estamos preparados?

Sivan Rahav Meir 

Últimamente se ha hablado mucho sobre las oraciones de “los días de contrición”, de “oraciones frente las protestas”, sobre cómo, cuánto y dónde es permitido rezar, pero no se habla sobre la esencia del rezo.  

Quizás debemos conectarnos por un momento sobre el mensaje de Yom Kipur, ya que si lo internalizamos conseguiremos discutir menos sobre la cuarentena. ¿Qué es, de hecho, lo que decimos en las oraciones de las cuales estamos tan preocupados? Primero que debemos asumir la responsabilidad sobre nuestros errores. “Hemos transgredido, hemos traicionado”, nosotros y nadie más.  

La esencia de Yom Kipur es la confesión. No habla sobre otro sector de la población, no trata sobre los políticos que odiamos, no es sobre el Tzar del Corona. Habla que nosotros también hemos hecho mal. Pero, luego del reconocer nuestras faltas, no nos hundimos en el sentimiento de culpa, sino que entendemos que es posible reparar. 

Yom Kipur nos permite resetear nuestro sistema, borrar aquello que se dañó y volver a empezar. Es verdad que hemos cometido faltas, que nos equivocamos, que tomamos el camino equivocado, pero aun así tenemos la posibilidad de salvarnos.  

El portón de la reparación está abierto y éstas no son sólo palabras bonitas escritas en nuestro libro de oraciones, más bien es la meta de este día sagrado en el año: asumir la responsabilidad y empezar a reparar.  

Me parece que el Estado de Israel necesita en este momento el día de Yom Kipur con urgencia.

Noticias Relacionadas