728 x 90

Comunidad judía azerbaiyana con miedo

Comunidad judía azerbaiyana con miedo

Raquel Avraham

6 de octubre de 2020 

Crédito de la foto: mapas de Google

Azerbaiyán es el socio comercial número uno de Israel de los estados independientes del antiguo bloque soviético

Mientras los judíos de todo el mundo celebran Sucot, la comunidad judía azerbaiyana vive con miedo, ya que la agresión armenia contra Azerbaiyán afecta sus vidas diarias. En una entrevista exclusiva, el rabino Zamir Isayev proclamó: “La situación es sumamente difícil en Azerbaiyán ahora. Las Unidades Armadas de Armenia han estado bombardeando centros de población civil. Lanzaron cohetes contra Bakú incluso desde el territorio de Armenia propiamente dicho. Intentaron bombardear la central eléctrica más importante del país”.

“Tememos que los cohetes de Armenia puedan dañar las sinagogas y los edificios de la comunidad judía local”, agregó. “Nos preocupa mucho que Armenia pueda atacar deliberadamente a la comunidad judía, justo cuando está dañando otros centros de población civil en Azerbaiyán. Debido a que la comunidad judía local apoya a su gobierno, los armenios ya están acosando a la comunidad judía azerbaiyana”.

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, actualmente hay 30.000 judíos que viven en Azerbaiyán. Lev Spivak, presidente de la Asociación Internacional de Israel y Azerbaiyán (AZIZ), agregó: “La situación de la comunidad judía en Azerbaiyán es la de una comunidad que ha estado allí durante 2.500 años. Estos no son extraños. Es su hogar. Son una comunidad antigua. A lo largo de todos estos años, los judíos prosperaron. Estoy en contacto con todos los grupos judíos allí. Sé que todos se sienten parte del país -no como extraños- y se sienten inseparables del país”.

“Sienten que la guerra ha terminado en su país”, agregó. “Ganja ha enfrentado ataques en los últimos días y tiene una comunidad judía. Se ha vuelto como Sderot. Conozco a muchos judíos que lucharon en Nargano-Karabakh, tanto en los años ‘90 como hoy también. Están orgullosos de su servicio a Azerbaiyán. Si hablamos del orgullo de los judíos azerbaiyanos en Israel, todos quieren ayudar a Azerbaiyán. Envían dinero para ayudar a la gente.  Conozco gente que estuvo en contacto con gente de allí y quiere venir a ayudar con la guerra. Por el contrario, no existe una verdadera comunidad judía en Armenia”.

De hecho, Spivak ve muchos paralelismos entre los armenios y los palestinos: “Los palestinos y los armenios aprenden unos de otros. Hoy, en Nargano-Karabaj, los armenios luchan con mercenarios del sur de Líbano y Siria. Son los de origen armenio que hablan árabe. Luchan porque tienen mucha experiencia con el terror y los armenios les pagan dinero por esto”.

Y, sin embargo, señaló que los armenios acusan falsamente a Bakú de importar combatientes de Siria: “Esa es su táctica. Todo lo que hacen es malo, dicen que lo hacen los azerbaiyanos, exactamente como los palestinos. Viven con los palestinos y aprenden de Nasrallah y todos sus matones cómo comportarse. Ahora, el embajador de Armenia se fue a vender armas a Azerbaiyán. Pero obtienen sus armas a través de territorio iraní, un enemigo jurado del Estado de Israel. Esto es pura hipocresía. Durante años, Israel vende armas a Azerbaiyán. ¿Piensan que arruinaremos nuestra relación con Azerbaiyán porque finalmente abrieron una embajada con mucho retraso? Creo que, en este caso, Israel también debe retirar a su embajador”.

Yakof Abramov, el representante de la comunidad judía azerbaiyana en los Estados Unidos coincidió: “Usan un doble rasero. Israel es un país soberano y tiene sus propios intereses en todo el mundo. Azerbaiyán tiene relaciones excepcionalmente buenas con Israel. Esta relación es bidireccional. Nadie puede decirle a Israel y Azerbaiyán, ¿por qué están tan cerca? Armenia está cerca de Irán, que es un patrocinador mundial del terrorismo, especialmente en el Medio Oriente. La relación entre Israel y Azerbaiyán no es como la de Armenia e Irán. La cooperación es totalmente diferente”.

“Azerbaiyán usa algunas armas israelíes, pero Armenia usa armas rusas”, explicó. “Además, Rusia le da las armas a Armenia gratis, pero nosotros pagamos por las armas que obtuvimos de otros países. Armenia tiene fuerzas rusas en su territorio. Azerbaiyán no tiene fuerzas militares de otros países. Azerbaiyán no tiene ninguna razón para recibir ayuda de otros países, especialmente dado que somos un país laico y multicultural. Tenemos muchas iglesias y sinagogas. Por el contrario, el antisemitismo está muy extendido en Armenia. Pusieron una esvástica en su memorial del Holocausto. Allí tienen monumentos fascistas. Es terrible culpar a Israel. Los grupos de presión armenios siempre intentan dañar a Israel en todo el mundo. Los funcionarios armenios siempre condenan a Israel, pero cooperan con Irán, que busca destruir a Israel”.

Curiosamente, Mendi Safadi, que dirige el Centro Safadi de Diplomacia Internacional, Investigación, Relaciones Públicas y Derechos Humanos, comparó la propaganda armenia contra Azerbaiyán con la propaganda palestina contra Israel durante las masacres de Sabra y Shatilla: “Tanto la propaganda palestina como la armenia han sido absorbidas por la conciencia de la comunidad internacional. Pero en el Centro Safadi no seguimos los rumores y siempre comprobamos los hechos”.

“En la investigación que hicimos sobre Sabra y Shatilla, nos enteramos de que Ariel Sharon no estaba al tanto del incidente hasta que terminó, no había ningún soldado israelí en o cerca del sitio, por lo que Ariel Sharon y el Estado de Israel no tenían conexión con el incidente, ni remotamente ni de cerca”, agregó. “Además, nadie habla del hecho de que Fatah de Yasser Arafat atacó aldeas cristianas, masacró a niños, violó a mujeres y las mató, saqueó las casas y huyó. Así, cuando las Falanges cristianas regresaron a sus pueblos y vieron lo que les habían hecho, fueron a Sabra y Chatilla para vengar lo que les habían hecho a sus pueblos. Sin embargo, los palestinos acudieron inmediatamente a los medios de comunicación y así fue como se percibió la historia”.

Safadi afirmó que la situación es notablemente similar con respecto a Nagorno-Karabaj: “Nagorno-Karabaj es parte de Azerbaiyán. La única controversia surge del hecho de que también tiene una población armenia viviendo allí. Los armenios querían anexar la zona a sus fronteras y Azerbaiyán insiste en su derecho a controlarla, lo que llevó a una larga guerra en la que murieron civiles. Sin embargo, los armenios describieron esto como una masacre azerbaiyana contra los armenios. ¿Esto te suena familiar? Esto es lo que sucede cuando el lado injusto usa métodos de propaganda para ocultar su culpa y echar la culpa al otro lado, hasta que todos olvidan lo que realmente sucedió y creen la historia que todos están contando”.

Y por esta razón, Abramov advirtió que Armenia ha conseguido el apoyo de otros países: “No entiendo por qué Estados Unidos, Francia y Rusia, en lugar de decirle a Armenia que siga las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de la ONU, le dicen a Azerbaiyán que se detenga. Esto es ridículo. Esto es ilógico. Durante varios años, no hacen nada. Por lo tanto, Azerbaiyán debe resolver este conflicto mediante la fuerza militar. Sin embargo, lamentablemente, Armenia es miembro de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, una alianza militar intergubernamental entre Rusia, Armenia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán. Esto significa que cualquier miembro de esta organización puede hacer lo que quiera y todos los demás deben protegerlos. Creo que esto es inmoral. Por eso Armenia provoca que Azerbaiyán los ataque, para que Rusia pueda involucrarse en este conflicto.

También vale la pena señalar que Armenia cometió un crimen de lesa humanidad entre 1988 y 1994 al expulsar a un millón de azerbaiyanos de Nagorno Karabaj y sus siete regiones azeríes adyacentes. Además, perpetuaron la masacre de Khojaly el 26 de febrero de 1992 y rompieron un alto el fuego durante un período de paz temporal entre 1994 y el 26 de septiembre de 2020. Fue entonces cuando Azerbaiyán decidió lanzar operaciones defensivas a gran escala para detener la agresión armenia. Los azerbaiyanos están sufriendo porque el 20% de Azerbaiyán permanece bajo ocupación. Según una fuente azerí, “el gobierno de Azerbaiyán ha restaurado su autoridad sobre una ciudad y varias aldeas, y esperamos recuperar pronto todos los territorios ocupados”.

En conclusión, es fundamental recordar que Yasser Arafat dijo una vez que nunca traicionaría a los armenios en una entrevista que concedió al periódico Al Hayat. Al enfatizar que el estatus de Jerusalem es una de las principales razones del fracaso de las conversaciones de paz en Camp David, Arafat dijo que “Israel quiere controlar el distrito armenio de Jerusalem, pero el sector armenio nos pertenece. Nosotros y los armenios somos un solo pueblo”.

(Jewish Press)

Noticias Relacionadas