728 x 90

Después de las fiestas

Después de las fiestas

Sivan Rahav Meir

12 de octubre de 2020

El “después de las fiestas” finalmente ha llegado. El “después del coronavirus” aun no. Este fue un mes de Tishrei alocado, lleno de desafíos, de depresiones, increíble.  

Los titulares se dedican a la poca cantidad de aquellos que violan la ley, pero el mundo judaico en general, se encuentra en otro lugar. Empezó con las Selijot en pequeña escala continuó con Rosh Hashaná, con la salida a los balcones y a los parques públicos para escuchar el Shofar hasta llegar a un Yom Kipur tan diferente de lo que siempre ha sido y a la fiesta de Sucot sin invitados y festividades.  

El número de participantes en las clases de Torá en la noche de Hoshana Raba y en la última noche de Sucot rompió récords. 

¿Y Simjat Torá, la fiesta más abarrotada? Familias en cuarentena hicieron sus Hakafot en la sala de sus casas, en cuanto que los niños que estaban afuera tuvieron dificultad en entender dónde desaparecieron todos los dulces, dónde estaba la “acción” y porque los servicios religiosos tenían tan pocos participantes -en los cuales los feligreses bailaron solos, parados en su lugar y no con otros-.  

Al terminar la fiesta, al terminar con las segundas Hakafot, cientos de camiones salieron a las ciudades, a los pueblos y asentamientos alrededor del país con algún cantor y un músico al teclado, o con un sistema de sonido y bocinas y las personas simplemente salieron a los balcones a bailar. Inválidos en sillas de ruedas se movían con entusiasmo, niños chicos salieron en sus pijamas. Los únicos que danzaron la plaza del Kotel vacía fueron los residentes de la parte judía de la Ciudad Vieja.  

El Rosh Yeshivá Ramat Gan, Rabi Yehoshua Shapira, ayer bailó sólo en el salón de la Yeshivá, lugar en el cual, en un año normal cientos bailan en con él.  

¿Y ahora qué? En los libros de Jasidut está escrito que hay medicinas que hay que tomarlas una sola vez al año, en una dosis grande y ellas son suficiente para todo el año. Así pasa con el mes de Tishrei. Recibimos una increíble dosis de fe, alegría, esperanza, responsabilidad, creatividad, oración, familia, solidaridad. Que todo esto se mantenga con nosotros y nos acompañe a través del año entero.

Noticias Relacionadas