728 x 90

El espíritu del hombre

El espíritu del hombre

Sivan Rahav Meir 

4 de noviembre de 2020

El mundo espera escuchar quién dirigirá la potencia más grande del mundo.  

Entretanto algunas palabras sobre la fuerza y el espíritu de un solo hombre. 

Anoche falleció el Dr. Rajamim Melamed-Cohen. El había estado enfermo con ALS, enfermedad de distrofia muscular que lo dejó completamente paralizado excepto sus ojos.  

Cuanto más su cuerpo se debilitaba más fortalecía su espíritu. Por medio de sus ojos y una computadora él escribió, pintó y transmitió conferencias. Esto fue lo que el relató, en una de las muchas entrevistas que dio: “Toda crisis es un estímulo para crecer. Las personas no me creen cuando declaro con sinceridad que estos son los mejores años de mi vida. La enfermedad despertó en mí el desafío de sacar lo mejor de cada momento”.  

Mis talentos y reflexiones, los cuales estaban previamente ocultos, brotaron en la forma de 18 libros, 8 exposiciones de dibujos y 10 canciones -todos ellos creados a partir del movimiento de los ojos sobre la pantalla de la computadora-.  

Es verdad que me hace falta el poder abrazar a mis familiares, el poder comer y beber a través de mi boca, el pasear por las montañas y el poder respirar sin un respirador y me es particularmente difícil cuando una mosca se sienta en la punta de mi nariz y no puedo ahuyentarla. Pero frente al hecho de que, hace 25 años atrás los doctores habían pronosticado que yo viviría de 3 a 5 años, estoy feliz de estar aún vivo.  

Hay personas que simplemente no están preparadas para aceptar un cambio tan drástico en su situación, pero yo creo que el hombre puede trabajar sobre sí mismo y vivir con alegría.  

“Servir a D-s con alegría”, ésta es la meta. En muchas ocasiones los problemas de las personas se achican cuando se encuentran conmigo. Sería una mentira decir que no hay dificultades. Por supuesto que me era emocionalmente muy difícil al principio, pero decidí que no tenía tiempo para dedicarle al miedo. Aprendí a preocuparme de una sola cosa: que la esperanza debe siempre ser más grande que el miedo.”

Noticias Relacionadas