728 x 90

Peligro, bondad sin límites

Peligro, bondad sin límites

Vitamina espiritual

Sivan Rahav Meir 

6 de noviembre de 2020

Esta idea me la envió Shira Cohen, una joven de Nof HaGalil: La porción de la semana describe cómo fue destruida la ciudad de Sodoma. Una ciudad donde el bien y el mal se intercambiaron en importancia, a tal punto que la ciudad ya no tenía ningún mérito por el cual existir.  

El ciudadano que salía de la norma era Lot, el cual, a diferencia de sus vecinos malvados, es descrito como aquel que abre la puerta de su casa a extranjeros y les brinda hospitalidad, pero esto tampoco ocurre de manera correcta. 

Cuando las personas de Sodoma se enteraron de que Lot se había atrevido a invitar huéspedes a su casa, ellos empezaron a gritar y golpear la puerta con la intención de hacerles daño a los huéspedes. Lot abre la puerta y les ruega: No les hagan daño a mis invitados. Tengo dos hijas en casa, se las traeré a ustedes en lugar de los huéspedes y podrán hacer con ellas lo que quieran.

Qué escala de valores distorsionada. Lot está dispuesto a sacrificar a sus hijas para proteger sus invitados. 

A veces queremos complacer al otro, correr detrás las buenas acciones como lo es la hospitalidad y nos olvidamos de nuestros seres queridos, del círculo familiar. Somos buenos e increíbles para los otros menos para aquellos que viven en nuestra misma casa. Nos es tan importante algo para beneficio de aquel que está alejado que llegamos a descuidar a aquel que está cerca. Los tiempos de corona son una oportunidad para empezar a fortalecer la célula familiar y el hogar. Y luego podremos reparar al mundo entero.

Noticias Relacionadas