728 x 90

El Rashbam que aprendí salvó mi vida

El Rashbam que aprendí salvó mi vida

8 de noviembre de 2020

En Darmstadt, Alemania, entre las dos guerras mundiales, no había ninguna institución judía donde los niños pudieran recibir una educación y aprender Torá. Los chicos aprendieron en las instituciones alemanas locales. Es irónico que sólo en 1934, con la aprobación de leyes antijudías que prohibían a los niños judíos participar en las escuelas públicas, los judíos crearon una escuela separada para sus niños.

En la escuela general también hubo horas judías donde el rabino Eliezer Warhaftig, quien luego se convirtió en el fundador de Yeshiva Jayei Olam en Londres, enseñó los estudios judíos. Asher Wasserteil fue uno de sus estudiantes que editó el libro “Shmirat Shabbat Kehiljatá” sobre las leyes de Shabat en días posteriores.

En Miketz los estudiantes aprendieron el versículo que dice: “Y se acercaron al hombre a cargo de la casa de José y le hablaron desde la entrada de la casa”. (Génesis 43, 19) El Rashbam explica: “En la entrada, antes de que entraran”. ¿Qué estaba enfatizando el Rashabm con esas palabras?

El rabino Warhaftig explicó dramáticamente cómo los hermanos de José temían por su vida y se negaban a entrar a la casa sabiendo que adentro sería más peligroso. Por eso prefirieron esperar “en la entrada” y por eso el Rashbam enfatiza las palabras “antes de entrar”.

El 15 º de Jeshvan 5699, 9 de noviembre de 1938, los nazis destruyeron la sinagoga de Darmstadt (entre cientos de otras) en lo que se conoció como “Kristallnacht”, la noche de los cristales rotos. Los judíos buscaron refugio en sus hogares. Asher, que tenía 17 años en ese momento, corría a casa.

“Cuando llegué a la panadería en la esquina de la calle, un hombre muy amablemente me invitó a pasar. Al escuchar su amable voz, lo seguí. Bajó los tres escalones frente a la panadería cuando noté a tres panaderos con sus uniformes de cocina detrás del mostrador. Pensé que tal vez querían hacerme daño y recordé al Rashbam cuando el rabino Warhaftig nos explicó dramáticamente por qué los hermanos de Joseph no querían entrar en su casa”.

Le pregunté amablemente al hombre: “¿Y qué quieres que haga aquí?”. En ese momento me agarró y trató de obligarme a entrar en la panadería. Lo empujé con todas mis fuerzas y sus manos se deslizaron de mi gabardina y cayó en la entrada de la panadería impidiendo que los otros panaderos más jóvenes me persiguieran. Era un buen corredor y desaparecí en la casa de la familia Katzover que vivía cerca”.

“Es difícil imaginar qué hubiera pasado si no hubiera recordado en ese momento la animada lección del rabino Warhaftig que nos explicó dramáticamente el Rashbam sobre esperar fuera de la puerta y no entrar. Hasta el día de hoy no puedo quitarme de encima la idea que esta pequeña explicación del Rashbam me salvó la vida de las garras de los nazis”.

(Hidabroot. Yated Shabat).

Noticias Relacionadas