728 x 90

No solamente elogiar al Rav Sacks

No solamente elogiar al Rav Sacks

Sivan Rahav Meir 

8 de noviembre de 2020

Tengo varias historias personales sobre el Rav Jonathan Sacks, quien falleció ayer. Me hospedé en su, casa en Londres, hace un año y trabajamos juntos en algunos proyectos, incluyendo entre otros el trabajar en colaboración con Ishai Rivo. 

Hay muchas cosas generales de las cuales hablar sobre él -sobre la amplitud de sus pensamientos, sobre su integración entre lo viejo y lo nuevo, sobre el respeto que despertó en todo el mundo en relación a la grandeza de nuestra herencia-.  

Pero me parece que no es suficiente elogiar el Rav Sacks y hablar sobre él si no hablamos cómo sus pensamientos y acciones deben influir sobre nosotros mismos. 

Él era un estudiante universitario cuando entró a la oficina del Rbbe de Lubavitch y pidió hacerle algunas preguntas. El Rebe, en vez decidió hacerle las preguntas a él: ¿Cuantos estudiantes judíos hay en el campus? ¿Qué haces tú para involucrarlos más en la vida judaica?  

El Rebe le explicó a Sacks -el cual estaba por decidir si estudiar Economía o Leyes- que el mundo judaico se encuentra en crisis y que la ignorancia es nuestro mayor enemigo en este momento. Así que le tocaba a él ayudar y emplear sus cualidades en estudiar Torá y enseñarla. Sacks, quien no era religioso en aquel momento, se dirigió al Rabino Jefe de Gran Bretaña, el cual también era Profesor y Lord en la Cámara de Lords de Gran Bretaña. Este último acostumbraba a decir: “Cuando ponemos al judaísmo a la cabeza de nuestras prioridades, no perdemos nada”. 

¿Será que todos nosotros podemos ser profesores, rabinos y Lords? No. Pero cada uno de nosotros puede emplear sus cualidades. Cada uno puede imaginarse a sí mismo parado frente al Rebe de Lubavitch y tener que contestar las preguntas sobre nuestro compromiso con el judaísmo.  

Se crea un vacío muy grande cuando una persona que hizo la misión de su vida la accesibilidad, la difusión y la enseñanza del judaísmo y del Tora, fallece.  

Lo mismo pasó hacen algunas semanas cuando falleció el Rav Adin Steinsaltz, gran comentarista del Talmud, de la Jasidut y del Tanaj. Aunque no lleguemos a los niveles por ellos alcanzados, no debemos solamente estar de duelo por su fallecimiento. Cada uno de nosotros, a su manera, en el lugar donde nos encontremos, con nuestras aptitudes debe responder al llamado y tratar de llenar el vacío.

Noticias Relacionadas