728 x 90

Hacer más de lo que nos piden

Hacer más de lo que nos piden

Sivan Rahav Meir

11 de noviembre de 2020

Cierta vez se acercó alguien al rabino de su pueblo en vísperas de la fiesta de Pésaj y le preguntó si se puede hacer el Séder con cuatro copas de leche en vez de las cuatro copas de vino. El Rabino le contestó que no, esto no se podía hacer y luego le dio al hombre una cantidad importante de dinero como Tzedaká (caridad). La esposa del rabino le preguntó porqué le había dado tanto dinero cuando cuatro copas de vino no costaban tanto y éste contestó: Le di dinero para cubrir toda la cena festiva. Basado en la pregunta que él me hizo pude entender que él no tenía ningunas provisiones para la noche de la fiesta ya que él no tomaría leche en una cena que debe tener carne. 

El Rabino Shlomo Wolbe tenía la costumbre de contar este cuento cuando hablaba de la porción de esta semana, la porción de Jayé Sarah: Cuando hacemos actos de bondad no podemos ser limitados. No es necesario que seamos robots de actos de bondad, que hagamos sólo aquello que nos piden. Debemos hacer mucho más, con creatividad y pensar qué es lo que hay detrás del pedido de ayuda.  

En esta parashá, Rivka se encontró con Eliezer. El pide de beber, pero ella no solamente le da de beber a él, sino que le da de beber también a sus camellos en cantidad y generosidad. El pide que lo hospeden por una sola noche, pero ella ofrece que él se hospede más tiempo en casa de su familia. 

Estos son tiempos en que muchos de nosotros están en crisis y muchas veces no es agradable revelar nuestra situación y exponerla. Si alguien se acerca a nosotros con una situación adversa pequeña nosotros tendemos a “tapar el hueco”. Debemos pensar qué es lo que la persona realmente necesita y cómo podemos ayudarla, mucho más de lo que se nos ha pedido. Esta cualidad, estos actos de bondad especial son los que transformaron a Rivka en Rivka nuestra Matriarca.

Noticias Relacionadas