728 x 90

No hay dos misiones

No hay dos misiones

Sivan Rahav Meir 

12 de noviembre de 2020

Tanto Abraham como Sarah fallecen en esta parashá (porción semanal de la Torá). Se dice que ambos aprovecharon cada día de sus vidas al máximo. Ellos produjeron y sacaron lo mejor de cada momento hasta agotarlo.  

El Rabino Yerujam Leibovitz encontró en el Libro de Bereshit un secreto de cómo aprovechar el tiempo: 

Como es bien sabido, tres ángeles llegaron a la carpa de Abraham y Sarah. Uno llegó para darle a Sarah la noticia del nacimiento de Itzjak, otro para destruir a la ciudad de Sodoma y otro para curar a Abraham después de la circuncisión.  

¿Por qué son necesarios tres ángeles en vez de uno solo que haga las tres tareas? Rashi escribe así sobre ello: “No existe un ángel que haga dos tareas”. O sea, inclusive cuando estamos hablando de ángeles, se le da una sola tarea por vez, una misión en la cual él se concentre en cumplir, y no dos.  

Esto no es algo simple de hacer: Si nosotros estamos estudiando ahora, ésta debe ser nuestra misión, sin tener distracciones. Si disfrutamos cierto tiempo con nuestros hijos, ésta es nuestra misión, sin tratar de hacer un montón de otras cosas al mismo tiempo.  

Estamos en una época donde la lucha entre el escuchar y concentrarse se hace más y más difícil. El Rabino Yerujam Leibovitz nos recuerda que no hay un ángel que haga dos tareas al mismo tiempo. No vale la pena enredarnos con varias asignaciones al mismo tiempo sino más bien, preguntarnos siempre: “Que estoy realmente haciendo ahora?”. Fue de esta manera como Abraham y Sarah aprovecharon cada momento de sus vidas.

Noticias Relacionadas