728 x 90

“Los occidentales deben dejar de apaciguar a los islamistas”

“Los occidentales deben dejar de apaciguar a los islamistas”

Khaled Abu Toameh

16 de noviembre de 2020 

Los recientes ataques terroristas llevados a cabo por musulmanes en Francia y Austria deberían servir de advertencia a los europeos que durante mucho tiempo han estado apaciguando y respaldando a las organizaciones y políticos musulmanes extremistas.

Esta advertencia fue emitida en las últimas semanas por un número creciente de escritores, analistas políticos y políticos de países árabes e islámicos. El mensaje principal que están enviando a los europeos: el Islam político es una amenaza no sólo para los no musulmanes, sino también para los musulmanes y árabes. Los europeos deben despertar y comenzar a enfrentarse a los extremistas musulmanes.

“Las organizaciones del Islam político son la razón para difundir el odio y el terrorismo en el mundo”, dijo el escritor saudí Mohammed al-Sheikh.

“Las organizaciones políticas islámicas son la razón para perpetuar el terrorismo y el odio. Estas organizaciones están prohibidas en la mayoría de los países islámicos, mientras que Europa, especialmente Gran Bretaña, las acepta y les permite operar libremente. Los europeos sólo pueden culparse a sí mismos”.

Abdel Moneim Ibrahim, un destacado analista político de Bahréin, escribió que Francia está pagando el precio de su “cortejo” del Islam político.

“¿Francia realmente está pagando el precio de su complacencia y su laxitud de control de seguridad sobre las docenas de organizaciones terroristas que operan bajo la cobertura de sociedades caritativas o islámicas, la memorización del Corán o la enseñanza del idioma árabe, así como decenas de imanes en mezquitas francesas que incitan violencia y odio y simpatizar con los grupos terroristas yihadistas?

“Esto es verdad. Francia tiene parte de la responsabilidad de no cerrar estas asociaciones sospechosas con el pretexto de la libertad de expresión y la libertad de religión …

“El gobierno francés sabe muy bien que hay gobiernos y organizaciones islámicos sospechosos que actualmente apoyan actos terroristas en Francia. Sabe muy bien que Turquía, específicamente el gobierno del [presidente turco Recep Tayyip] Erdogan, y Qatar, son los que alimentan el terrorismo y lo apoyan con dinero de Francia y del resto de países europeos. Turquía y Qatar dependen de asociaciones sospechosas supervisadas por los Hermanos Musulmanes y otras organizaciones terroristas como al-Qaeda e ISIS”.

Si Francia continúa coqueteando con el Islam político, advirtió Ibrahim, “los franceses inocentes seguirán pagando un precio muy alto”.

El analista político palestino Adli Sadeq señaló que en muchos países occidentales, la organización de los Hermanos Musulmanes todavía estaba siendo tratada como un “movimiento político moderado”.

Muchos países, dijo Sadeq, se han negado a designar a los Hermanos Musulmanes como organización terrorista porque los consideran falsamente un grupo “moderado”. “No tiene sentido decir que la Hermandad Musulmana es centrista y moderada”, argumentó. “No hay diferencia entre ellos y los grupos yihadistas”.

El editor de un periódico y analista político tunecino Alhashimi Nawiri pidió a los países occidentales que reevalúen sus relaciones con las organizaciones islámicas:

“Ha quedado claro que estas organizaciones (islámicas), en su profundidad ideológica, son grupos fascistas que no tienen nada que ver con los valores democráticos.

“El daño que ha comenzado a sentir Occidente está teniendo un impacto severo en la cohesión de sus sociedades y estados. Este es el resultado de abrazar y nutrir estos movimientos políticos (islámicos). La presencia de estos grupos en los países occidentales ha comenzado a ensombrecer a millones de musulmanes que viven allí y a quienes se les exige (después de cada ataque terrorista) que demuestren su inocencia y aclaren que el Islam es inocente de estos grupos y sus acciones”.

Hailah al-Mashouh, columnista y analista político saudí, también criticó a Francia por sus políticas conciliadoras hacia las organizaciones islámicas:

“No hay duda de que las políticas anteriores de Francia, indulgentes con los extremistas (musulmanes), contribuyeron a la ola actual de terrorismo, así como la legislación que garantiza el derecho de asilo e inmigración a todos los expatriados en su suelo”.

Aconsejó a la Unión Europea que proscriba y criminalice a todos los grupos políticos islámicos, especialmente a los afiliados a la Hermandad Musulmana, y dijo que tal medida sería un arma eficaz para combatir el terrorismo.

“No hay una solución decisiva para los ataques (terroristas) excepto criminalizando y expulsando a los grupos extremistas”, enfatizó al-Mashouh . Los países occidentales, agregó, deberían aprender de la represión de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos contra los grupos afiliados a la Hermandad Musulmana, que fueron expulsados ​​de los dos países. No expulsar a estos grupos de Francia y otros países occidentales, advirtió, conducirá a más violencia y derramamiento de sangre.

La Liga Mundial Musulmana, un grupo panislámico cuyo objetivo declarado es aclarar el verdadero mensaje del Islam “promoviendo valores moderados que promueven la paz, la tolerancia y el amor”, advirtió que el Islam político es una ideología extremista, peligrosa y violenta.

“Las ideas del Islam político se basan en difundir el odio, interferir en los asuntos de los estados e influir en su cohesión nacional, así como incitar a la violencia en él para pasar su agenda política”, dijo el grupo en un aparente mensaje a Francia. Austria y otros países occidentales y aquellos que abrazan y empoderan a los grupos y figuras de la Hermandad Musulmana. El grupo advirtió que los islamistas han logrado implementar sus proyectos políticos en países no musulmanes bajo el paraguas de la capacitación de predicadores de mezquitas y la financiación de organizaciones benéficas islámicas.

Varias otras destacadas personalidades de los medios de comunicación árabes y musulmanes y analistas políticos aconsejaron a los europeos que desconfíen del apoyo financiero y político que los grupos afiliados a los Hermanos Musulmanes reciben de Turquía, Irán y Qatar.

Faisal Abbas, editor en jefe de Arab News, dijo que las “manos maliciosas” de Turquía están ayudando a los terroristas musulmanes en los países occidentales.

“El uso indebido de la religión para ganar puntos siempre ha sido el método preferido de estos regímenes maliciosos, y quizás Irán sea un profesional en este campo”, comentó Abbas. “Están usando la religión para obtener beneficios políticos y para generar odio e incitación. “Estamos viviendo tiempos difíciles y peligrosos”.

La advertencia de Abbas sobre el papel de Turquía, Irán y Qatar en la financiación y apoyo a grupos e individuos islamistas en los países occidentales fue compartida por el escritor tunecino Al-Habib al-Aswad, quien escribió que “el terrorismo se ha convertido en una industria dirigida por islamistas que aspiran a gobernar el mundo y que todavía piensan en la lógica de las conquistas islámicas y los infieles”.

Al-Aswad advirtió que Turquía y Qatar han estado financiando organizaciones islamistas, milicias y medios de comunicación en Occidente y dijo: “Nos estamos acercando a una nueva ola de terrorismo que podría ser más violenta que las anteriores”.

Ahora vemos a un gran número de árabes y musulmanes advirtiendo sobre el peligro claro y presente que representa el islamismo para muchas sociedades diferentes. Estas personas están demostrando valor y convicción al adoptar esta postura pública. Su consejo, que los estados occidentales deben erradicar las organizaciones islamistas en Europa, es de vital importancia. Un mayor apaciguamiento de los terroristas tendrá un resultado directo: más decapitaciones y asesinatos en las calles de las capitales y ciudades europeas.

(Jewish Press. Reproducido del sitio web del Instituto Gatestone)

Noticias Relacionadas