728 x 90

Consejos de la Rabanit Yemima

Consejos de la Rabanit Yemima

Sivan Rahav Meir 

Los rostros en Zoom se ven como el Kotel HaMaaravi. Muchos cuadritos, como si fuesen bloques pequeños, una pared de almas. “Casi quisiera poner un papelito entre estos recuadros…”, así dijo la Rabanit Yemima Mizrachi en un encuentro que tuvimos ayer con cientos de jóvenes en el seminario “Nos encontramos”. He aquí algunos consejos que ella les dio a las jóvenes: 

“Traten de recordarse de la época en que iban a la escuela. Siempre había niñas que no estaban en el centro de la atención. Ahora es muy fácil olvidarse completamente de su existencia. Les pido a ustedes que hagan aquello que hacía Moshé Rabeinu  El salía del cómodo palacio para ver  a sus hermanos que sufrían, para ayudarlos. Él no tenía el deber de hacerlo. Era más fácil quedarse en el palacio. Pero, por favor recuerden a estas niñas, a las cuales desde el principio del año quizás nadie del salón les ha hablado”. 

“¿Como empecé a estudiar y a enseñar sobre la porción de la semana? Yo era una abogada y en cierta ocasión entré en Google para chequear sobre la porción de la semana. Me di cuenta de ello y no lo pude creer. Me pregunté a mi misma, ¿qué había pasado con toda la educación y conocimiento de mis padres y que ahora yo ni podía recordarme de la parashá?  

Empecé por dar una clase pequeña, la cual gracias a D-s fue creciendo con los años.” 

Aquí les doy un consejo para estos tiempos difíciles: El Rav Shlomo Wolbe dijo que debemos rezar, al principio del día, sobre las dificultades que sabemos con anticipación que tendremos en este día.  

Por ejemplo, yo como madre sé que me pondré brava con los niños que no entran a tiempo a las clases a distancia, así que rezo por adelantado sobre este punto. Rezo para no ponerme brava, para que ellos participen de la clase. Así que, cuando el problema aparece el ya no me sorprende. Ya he rezado por esto y no me pongo nerviosa.” 

“Hemos aprendimos este año hasta donde el mal puede contaminar. Como esta epidemia se transmite. Debemos recordarnos que el bien también puede contaminar. El bien también es viral. Y debe transmitirse al mundo entero”.

Noticias Relacionadas