728 x 90

Sobre la juventud, la fe y la vida sin la segunda generación del Holocausto

Sobre la juventud, la fe y la vida sin la segunda generación del Holocausto

Sivan Rahav Meir 

En la víspera del Día del Holocausto, cientos de niñas vieron conmigo, en el taller ‘Nifgashot’, a la investigadora del Holocausto e historiadora Esther Farberstein.  

He aquí una parte de aquello que dijo: 

Sobre ser adolescente en la Shoá: “Tuve el mérito de publicar el diario de una joven llamada Rivka Lifshitz, decenas de años después de que este fuera escrito. La joven Rivka escribió en el gueto, para sí misma: “¡No tengo el poder de cambiar el contenido de mi vida, pero la melodía que llena mi vida, ésta si podré cambiar!’. Este lindo mensaje es de igual importancia para nosotros hoy en día. A veces nos suceden cosas que no podemos controlar, pero nosotros si podemos definir cómo los abordamos, cuál es la atmosfera que queremos vivir y qué melodía queremos cantar.” 

Sobre la fe en el Holocausto: “También el Rey David se dirigió a D-s en el Libro de Salmos y dijo: ‘D-s mío, D-s mío ¿por qué me has abandonado?’ Es muy natural hacer preguntas difíciles. A veces no preguntarlas es señal de apatía. Como judíos creyentes, quedamos a veces con puntos de interrogación. Hay diferencia entre preguntas que haces al Santo Bendito Sea, y preguntas que hacemos sobre El desde un lugar distante y alejado. Además: el Holocausto nos hace cuestionar no solamente sobre D-s, sino que a nosotros mismos. Elie Wiesel cierta vez dijo: “Tú preguntas dónde estaba D-s en el Holocausto y yo pregunto dónde estaba el hombre en el Holocausto?” 

Sobre la segunda generación de sobrevivientes del Holocausto: “Ustedes deben entender, que después del Holocausto creció aquí una generación sin abuelos y abuelas. Nosotros íbamos, en Shabat, a casas de personas de edad, solamente para poder sentir que tenemos una abuela. Adoptamos abuelas. Cuando mi madre tuvo una nieta y ésta la llamó Savta por primera vez (abuela), nos emocionamos muchísimo.  

Tres generaciones, cuatro generaciones, esto es algo que tomamos por sobreentendido en nuestros días, pero ustedes no tienen idea del mérito que es el volver a construir una descendencia judía.

Noticias Relacionadas