728 x 90

Rencores inútiles

Rencores inútiles

Becky Krinsky

Puedes vivir enojado y con un gran resentimiento porque sientes que te ofendieron o te maltrataron, y tristemente la persona que según tú te lastimó o te ofendió ni siquiera tiene idea de lo que te hizo. Para ellos fue una cuestión insignificante que pasó y ya no tiene valor.

Así que ¿de qué sirve vivir con un malestar sin poderlo comunicar o tratar de expresar lo que se siente? Vivir así, es una pérdida de tiempo y un gasto de energía que drena y desgasta a cualquiera.

Cuando uno vive recordando situaciones causadas por suposiciones, falsas expectativas o malentendidos se convierte en una persona amargada, iracunda y además, se pierde la posibilidad de tener una buena calidad de vida.

Al final del día la única que persona que pierde es aquella que se enojó, se sintió y cargó el resentimiento que sólo ella misma creó. La otra persona… ni tiene en cuenta el drama con el que vive. De hecho, cuando uno trata de aclarar su sentir, la otra persona además de sorprenderse ante la acusación ni siquiera recuerda o tiene alguna memoria que la pueda mortificar.

Que ridículo se siente uno cuando realiza que ha estado cargando con un enojo gratis. Ya que al parecer la persona que supuestamente ofendió, dejo de hacer lo que uno esperaba o no hizo lo que se comprometió, nunca le dio importancia al incidente y por lo tanto ni enterada estaba que uno tenía alguna molestia.  

Lo más absurdo de este tema puede ser cuando además de que uno está ofendido por algo que otros no saben, al mismo tiempo, esperan que la otra persona tenga la iniciativa para disculparse o aclarar su equivocación, pero cabe recordar que ni siquiera se tenía conocimiento de que existía algún problema.

Esperar una disculpa que nunca va a llegar es pedir que lo imposible se convierta en realidad porque el problema es personal y los demás no tienen idea de lo que sucede internamente en nuestro corazón.

Poner la paz emocional y la tranquilidad mental en manos de otras personas es una irresponsabilidad y un peligro. Es un compromiso y una responsabilidad cuidar el bienestar personal. Vivir enojado es una elección, nunca una obligación.

El enojo se puede y se debe de soltar ya que vivir con ira, sólo limita y contamina el corazón.

Uno tiene el control de sus sentimientos y de sus pensamientos. Estar molesto y esperar que él aprenda su lección o que cambie es como tomar veneno, esperando que le haga daño a la otra persona.

Cuando pasan cosas y uno se siente molesto u ofendido no es bueno esperar que los otros tomen acción y reparen el dolor que uno siente. Hay que tomar acción e involucrarte directamente en entender, validar y sanarte porque lo que no hagas por ti, nadie más lo va a hacer.

Desintoxicando el corazón

Aceptación – reconocer que uno está molesto o la han lastimado y siente dolor

Valor – fortaleza para enfrentar con integridad el mal sentir sin reproches ni agresiones

Determinación – ganas de querer vivir en plenitud y tranquilidad

Actitud positiva – tener un ojo noble buscando el lado bueno y constructivo a lo sucedido

Comprensión – compasión y cariño por uno mismo y por los demás.

Afirmación positiva para dejar ir a los resentimientos

Elijo vivir en paz, con tranquilidad y ser feliz. Reconozco que no todo lo que me sucede es como a mí me hubiese gustado. Puedo soltar aquello que me lastima y me hace daño. Aprendo a tomar lo bueno en cualquier situación. Mi vida es valiosa, no la desperdicio reviviendo momentos que no me ayudan. Acepto lo que sucedió sin tener que aprobar o perpetuar. No me paralizo en el rencor, fluyo y dejo fluir para poder vivir en plenitud.

Cómo liberarse de los resentimientos:

1. La vida no espera ni hace excepciones, lo que no se aprovecha se pierde y no se recupera. El tiempo y el esfuerzo personal son valiosos, es una lástima desaprovechar los momentos reviviendo resentimientos que sólo envenenan el alma.

2. Elegir un sentimiento positivo crea oportunidades para sanar y ver la vida con alegría. Cuando se reemplazan los sentimientos negativos se recubre la oscuridad del corazón y el malestar del alma, atenuando los reproches.

3. No se puede cambiar la historia de lo que sucedió. Pero se puede elegir qué actitud se va a tomar, cómo se reacciona y que se debe de soltar para progresar; lo más importante, uno decide como quiere recordar lo que pasó.

“El resentimiento es querer tomar veneno y esperar que la persona que lastimo se envenene, sin pensar que es uno mismo el único que se intoxica.” 

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2021 Recetas para la vida© Todos los Derechos Reservados 

Este es tu año, haz los cambios que necesitas para ser feliz. Pide hoy para hacer una cita de coaching personal. Citas, presenciales y virtuales disponibles  www.recetasparalavida.com

Becky Krinsky | Coach de vida, autor y conferencista internacional  

Recetasparalavida.com 

Noticias Relacionadas