728 x 90

Cuando las relaciones dejan de ser lo que un día fueron…

Cuando las relaciones dejan de ser lo que un día fueron…

Becky Krinsky

Lamentarse por una relación del pasado, o comparar una relación nueva con la que se tuvo en algún otro momento no es una decisión acertada. Lo que se logra es perpetuar el sufrimiento personal y asegurar que la relación actual no funcione.

Cuando las personas se aferran a la idea de una relación que ya no existe, pierden la perspectiva de la realidad y pretenden tener algo que no es. La vida sucede, cambia y fluye constantemente. Esperar que las personas, las relaciones y las cosas no cambian no es lógico ni objetivo.  

Hay relaciones sólidas que pueden resistir más fácil los cambios, se pueden adaptar a nuevas condiciones y hasta restablecer su comunicación aun en situaciones adversas. Sin embargo, habrá otras relaciones que no son tan fuertes ni tan sinceras como parecen por lo que no resisten cambios o los malentendidos ya que estos sobrepasan sus límites de tolerancia.  

Vivir del recuerdo sólo contamina el presente. Vivir comparando crea resentimiento. Tener una relación sin nutrirla y no hacer algo por la relación sólo promueve el aburrimiento, la apatía y la soledad.

Vivir en el aquí y ahora soltando las preconcepciones y las expectativas pasadas permite adaptarse a las nuevas realidades, lo que otorga un sentido de pertenencia legítimo el cual facilita que tanto la vida como las relaciones personales sanen, se puedan mantener y perduren a pesar de los malos tiempos.

Hay muchas cosas que pueden suceder en una relación; la gente crece, los intereses cambian y se dispersan… las cosas rara vez se quedan igual, esto es la esencia de la vida, crecer o morir.

Es importante tener el poder y la posibilidad de adaptarse a lo que se tiene aquí y ahora, hoy.

Vivir de memorias es peligroso porque si las memorias son tristes o malas, la tendencia será a amargarse, desconectarse y/o abandonar la relación. Si las memorias son buenas o mejores de lo que se tiene en el momento se puede crear un conflicto de expectativas y creencias lo cual puede crear una dificultad para aceptar y/o poder adaptarse a la nueva realidad.

Lo más sano es ser una persona objetiva y realista. Cuando uno se encuentra con una persona que está enojada y maltrata a todos, no hay razón para justificar. Si una persona no tiene interés de tener una relación sana, no hay por qué rogarle. Si una persona está amargada, o muy necesitada de atenciones, hay que ser sincero, directo y educado para poner límites y protegerse del maltrato o del abuso.

Lo mejor es ser una persona noble, sincera, auténtica y tener compasión por las personas que están pasando por malos ratos.

Uno tiene que tratar de ser la mejor versión de sí mismo a pesar de todos los demás, al final uno debe de sentirse bien consigo mismo.

La receta

Ser mejor persona

Ingredientes:

Perspectiva – tener una visión amplia y considerada para integrar tiempos buenos y malos

Compromiso – responsabilidad y determinación para ser mejor sin crear conflicto

Integridad – sinceridad, sin comprometer los principios ni caer en el maltrato

Respeto – aceptación de la diversidad y derecho de ser sin ser juzgado o criticado

Consideración – disposición noble y compasiva para desarrollar empatía y paciencia

Afirmación personal para ser mejor

Busco armonía con las personas que están en mi vida. Permito que fluyan mis pensamientos y que no se contaminen con mis memorias o mis expectativas. Tengo consideración y respeto el carácter de los demás. Proyecto luz, paz y serenidad. Soy una persona libre, puedo entender el dolor y el malestar de los demás sin tener la necesidad de cargarlo o engancharse con ellos. Busco y agradezco la oportunidad para poder ser mejor cada dio.

Como ser mejor persona

1.     Cada persona tiene sus propios retos, los cuales no se eligen; sin embargo, se tiene que superar. Ser mejor es una acción que se aprende y se perfecciona diariamente. Es necesario conquistar las voces del ego, dejar ir la vanidad y ser humilde para poder entender a los demás.

2.     Se requiere voluntad y disciplina para ser mejor. Es difícil callar y ser mejor persona. Las intenciones no bastan para lograr mejorar. Se tiene que incluir la responsabilidad y sensibilidad, y hacer el bien, sin buscar siempre el beneficio personal.

3.     Ver lo bueno y vivir feliz es una opción y una elección. La vida es valiosa como para malgastarla en cosas negativas. Engancharse con el dolor, resentimiento o vivir enojado es una pérdida de tiempo que limita y disminuye la posibilidad de tener una buena vida.

“Grande es aquella persona que calla cuando le gritan y siente compasión por aquellos que lo maltratan.”

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2021 Recetas para la vida© Todos los Derechos Reservados 

Si quieres platicar tu caso en particular, tenemos el servicio de coaching personal. Pide tu cita hoy.

Becky Krinsky | Life-Coach, Author, & International Speaker

Recetasparalavida.com 

Noticias Relacionadas