728 x 90

La vida judía en Irán en una entrevista con la Rebetzin de Teherán

La vida judía en Irán en una entrevista con la Rebetzin de Teherán

Foto: Judíos en Teherán.

En una rara entrevista con la revista israelí Katifa, la Rebetzin Tziporah Gerami, esposa del Gran Rabino de Teherán, Rav Yehudah Gerami, habló sobre la vida de los judíos en Teherán.

La Rebetzin dijo que davka en el Irán islámico, se respeta el derecho a la libertad de religión. “La mayoría, si no todos, de los miembros de la comunidad judía son ma’aminim y bailan la mesorah; casi no hay kofrim o personas que estén en contra de la religión. Pero, desafortunadamente, hay personas que no tienen conocimientos sobre religión y estamos tratando de cambiar esta situación con actividades relacionadas con shiurei Torah y ruchniyus (espiritualidad)”.

Durante la época del Sha, antes de la Revolución Islámica, había muchas empresas de propiedad judía abiertas en Shabat y muchos judíos no se mantenían kosher. Pero desde la Revolución, los judíos se acercaron más a la religión y hoy no hay ninguna tienda judía abierta en Shabat.

El entrevistador le preguntó a la Rebetzin cómo es ser “un avreij en Irán”, a lo que ella respondió que es aceptado dentro de la comunidad. “Definitivamente, tenemos kollel avreijim en Teherán, Shiraz e Isfahan. Mi esposo da un shiur iyun en Guemará y shiurim para cursos en Rabbanus y dayanus, shiurei halajá y Mishnayos, y shirurim de Guemará en bekiyus e iyun”.

Además de difundir la Torá, Rav Gerami, con la ayuda de su esposa, ha establecido un extenso sistema de kashrut en todo el país. Hay cinco restaurantes kosher en Teherán, así como restaurantes en Shiraz e Isfahan.

La Rebetzin dijo que las mujeres judías generalmente no trabajan fuera de casa. Allí no existe el concepto de programas de guardería o de escuela vespertina porque las madres están en casa para recibir a los niños. La Rebetzin agregó que no hay organizaciones oficiales de jésed para las nuevas madres, pero vecinos y amigos se ayudan mutuamente.

Algo que le falta a la comunidad son los profesionales de la educación y la psicología, y la Rebetzin dice que hay una falta de personas a las que acudir en busca de consejos sobre cuestiones educativas o emocionales.

Hay 60 shuls en todo Irán, pero desde el brote de la pandemia de coronavirus, la mayoría de ellos están cerrados.

Imagen

Noticias Relacionadas