728 x 90

Inclusión de todas las personas

Inclusión de todas las personas

Rabino Mordejai Weiss

El primer encuentro de nuestro maestro Moshé con Di-s Todopoderoso tuvo lugar en el Monte Sinaí. Allí, Di-s encargó a Moshé la tarea de sacar al pueblo judío de la esclavitud egipcia y, finalmente, recibir la Torá en esa montaña.

La Torá relata el diálogo que tuvo lugar entre Di-s y Moshé. Di-s le ordena a Moshé que vaya a Egipto y allí sea el portavoz de los hijos de Israel. Moshé responde: “¿Quién soy yo para ir al Faraón y sacar a los hijos de Israel de Egipto?” Di-s responde: “Porque estaré contigo, y ésta es la señal de que te he enviado. Cuando saques al pueblo de Egipto, servirás a Di-s en esta montaña”.

A pesar de los numerosos intentos de Di-s Todopoderoso para convencer a Moshé de que acepte este cargo, Moshé se niega, y finalmente avanza lo que parece ser una de las razones subyacentes de su negativa: “Por favor, mi Señor, no soy un hombre de palabras, no desde ayer, ni desde anteayer, ni desde la primera vez que hablaste con tu siervo, porque soy pesado de boca y de habla.

Nuestros Sabios abordan el tema de la respuesta negativa de Moshé. ¿Cómo puede alguien rechazar al Todopoderoso Di-s cuando recibe una orden para realizar una tarea? ¿Qué motivó a Moshé a rechazar esta misión?

Algunos dicen que la rebeldía de Moshé se debió en realidad a su tremendo amor y compasión por los hijos de Israel. Le preocupaba que una vez que llegara a Egipto, los judíos lo ignorarían y, sin embargo, el faraón podría escuchar sus palabras. Tal escenario avergonzaría al pueblo judío.

Sin embargo, cuando miramos el texto al pie de la letra, no podemos escapar del hecho de que Moshé estaba preocupado por su incapacidad para hablar correctamente. Balbuceaba y tartamudeaba, y posiblemente le preocupaba que la primera impresión que pudiera causarle al faraón fuera vergonzosa, si no ridícula. ¿Cómo puede presentarse así ante un rey tan poderoso? ¡La situación no mejoraría, sino empeoraría!

Moshé fue el primer líder de nuestro pueblo que tenía una discapacidad física, un impedimento del habla. Uno del que estaba constantemente consciente y del que probablemente se sentía cohibido.

La Torá nos dice claramente: “No maldecirás a un sordo ni pondrás tropiezo ante un ciego”. En cada caso debemos buscar el bien interior de una persona y nunca juzgarla por su discapacidad.

Estas palabras resaltan nuestra responsabilidad de incluir a las personas con discapacidades como parte de la comunidad judía. Hoy en día existen muchos obstáculos que impiden que las personas con discapacidades participen plenamente en los servicios de oración o en la educación judía. Muchas de nuestras escuelas diurnas y shuls no tienen disposiciones para el acceso de discapacitados. A menudo, estas personas no pueden ascender a la bimah, obtener una aliá o incluso entrar en la sinagoga misma. Además, algunas personas dudan en invitarlos a sus hogares en Shabat porque se sienten incómodos en su presencia.

Es importante tener en cuenta que las personas discapacitadas no quieren que se les compadezca o se las trate como casos de caridad. Todo lo que quieren es ser aceptados como miembros de pleno derecho de la sinagoga o de la escuela. Ser reconocidos como personas que a diario se enfrentan a desafíos en su vida, al igual que todos. Quieren nuestra ayuda, no nuestra compasión.

Las escuelas y sinagogas deben ser sensibles a estos temas y a los sentimientos de las personas con discapacidades si desean dar el ejemplo adecuado.

Mi hermano Rav Avi me bromeó una vez: Quizás ésta es la razón por la que el acceso al altar que se encontraba en el Templo Sagrado de Jerusalem era una pendiente y no una escalera. Posiblemente la Torá quisiera enfatizar el punto de que la accesibilidad a lo sagrado debe estar disponible para todos; porque en última instancia, todas las personas deben tener el derecho y la capacidad de ascender a la santidad.

Y siempre debemos recordar que algunas de las mentes más grandes de nuestra historia, incluido nuestro maestro renombrado y supremo, Moshé, tenían discapacidades.

Noticias Relacionadas