728 x 90

Biniamin z”l – El hombre del Kótel

Biniamin z”l – El hombre del Kótel

Sivan Rahav Meir 

Biniamin, el hombre del Kotel falleció. Rajeli Haddad, directora de las visitas guiadas en el Muro Occidental me escribió anoche lo siguiente:  

“He sido instructora en el Muro Occidental durante 18 años y conocí a Biniamin Zeev Wertzberger el primer día. No hay guía o visitante que no haya escuchado su historia: Durante el Holocausto fue enviado al campo de concentración Mauthausen. Allí, cada día un oficial de las SS despertaba a los jóvenes para un arduo día de trabajo, gritándoles: ‘¿Ustedes sueñan con Jerusalem? No tendrán la suerte de ir a Jerusalem, ustedes sólo la verán a través de las chimeneas de las cámaras de gas’. 

Estas palabras quedaron marcadas en el corazón de Biniamin. Él se salvó, emigró a Israel, formó una familia y cuando se jubiló realizó su sueño de estar todos los días en el Kótel. Se mudó a Jerusalem y empezó a trabajar en el Kotel como… trabajador de limpieza. Hizo este trabajo por voluntad propia, por deseo, entusiasmo y reconocimiento diario del inmenso privilegio. 

Todas las mañanas vestía el uniforme de limpieza con reverencia, como si tuviera el privilegio de trabajar en el palacio del rey. Trataba a las piedras del Kotel con un amor especial. Explicó que a cada vez que las limpia el siente que se está vengando de aquel oficial nazi. 

Tenía la costumbre de mencionar el versículo: “Y que veas el bien de Yerushalaim” (Salmo 128:5) el cual veía como un mandamiento: de tratar siempre de ver lo bueno. 

Decenas de miles de personas lo han conocido aquí a lo largo de los años y han escuchado su historia. 

En un encuentro especialmente emocionante, Biniamin, nacido en Hungría, se encontró aquí con el Primer Ministro húngaro. El niño húngaro, que casi no sobrevivió tuvo un encuentro con el líder de Hungría, en Jerusalem. 

Durante el período de pandemia hicimos un recorrido virtual, y Biniamin aprendió a usar el zoom y por este medio contó su historia. 

Anteayer Biniamin celebró su aniversario 95 y ayer falleció. Fue acompañado a su descanso final en la Jerusalem que tanto amó.  

Para mí, el encuentro con él a cada mañana, camino al trabajo, era como un encuentro con la eternidad de Israel.” 

Noticias Relacionadas