728 x 90

Qué he aprendido del Tania

Qué he aprendido del Tania

Sivan Rahav Meir 

¿He realmente terminado el Libro de Tanya? 

El Libro de la Tanya es el libro fundamental de la Jasidut Jabad. Es costumbre estudiar un párrafo de él a cada día. Ayer terminamos todo el libro, y hoy, 19 de Kislev, comenzamos nuevamente a estudiarlo.  

Esta no es sólo una fecha cualquiera y el orden de estudio ha sido establecido de esta manera porque hoy es un día festivo, un hito importante: en este día, el Admur HaZaken (Rabbi Schneur Zalman de Liadi), autor del Libro de Tanya y fundador de la Jasidut Jabad, fue liberado de la prisión rusa, después de haber sido ser perseguido por difundir la Jasidut. 

De cierta manera, en este día la Jasidut fue liberada de la prisión y se obtuvo la aprobación oficial para estudiarla y difundirla. Desde entonces la misma ha comenzado a conquistar el mundo. Cada Beit Jabad, cada melodía jasídica, todo empieza a partir de allí.  

Hoy en día, muchas personas en todo el mundo están participando en los eventos del 19 de Kislev y también están tratando de salir un poco de la esclavitud a la libertad. 

Intento estudiar esta breve porción todos los días, y hoy, gracias a D-s, volví a empezar. Si tuviera que resumirlo todo en una sola palabra, lo resumiría en: profundizar. 

Hay profundidad en el mundo. Hay luz, vida, alma y significado en todo lo que hacemos, y tenemos que buscarlo: una persona puede rezar, pero ¿cómo reza? Una persona puede estar casada, pero ¿cuál es la calidad de este matrimonio? Uno puede ser padre, maestro o estudiante, pero ¿de qué manera lo hace todo? 

La pregunta no es sólo qué hacemos, sino cómo lo hacemos. ¿Actuamos como robots, o con inspiración y entusiasmo? En una era de mucha exterioridad, la Jasidut –para la cual el día de hoy marca un día festivo – nos ofrece profundidad. 

Noticias Relacionadas