728 x 90

Guerras silenciosas: ¿Qué hacer cuando te ignoran?

Guerras silenciosas: ¿Qué hacer cuando te ignoran?

Becky Krinsky

Sentir despecho o ser ignorado deja una sensación de vacío y soledad muy triste. Hablar con alguien que no quiere escucharte y te ignora es difícil. Expresarte con alguien que niega tus sentimientos es aún más complicado. Pero callar y tolerar la indiferencia por miedo al rechazo o al maltrato, o simplemente por evitar exponer tu dolor o iniciar una pelea, tampoco es una solución sana. Los problemas son oportunidades para dialogar y expresar cómo percibimos diversas situaciones. De hecho, es la única forma de aclarar y resolver desacuerdos, diferencias de opinión y resolver problemas. 

Ignorar es otra forma de maltrato; el silencio y la falta de comunicación constituyen una manera más sutil de menospreciar y lastimar, incluso cuando quien calla piensa que no está infligiendo un daño explícito. Muchas personas creen erróneamente que al evitar hablar o gritar, no están siendo cómplices del malestar o la agresión de otros al humillar. Caen en la falsa creencia de que, al no iniciar discusiones acaloradas e incómodas, son inocentes, lo que les hace sentirse superiores a quienes insultan y. por ende, no se sienten culpables de destruir la comunicación y la relación.

El no responder, evitar el contacto con personas con quienes hay temas pendientes o fingir que la otra persona no está presente sólo agrava los problemas, especialmente aquellos que en un principio se querían evitar.

Ignorar o participar en guerras silenciosas puede ser interpretado como una falta de respeto hacia el otro, una falta de consideración por sus sentimientos y reacciones. Ignorar a alguien o participar en conflictos silenciosos sólo puede socavar la paz y la armonía en las relaciones, generando sufrimiento adicional, además de fracturar la relación. 

El malestar personal que provoca el silencio se convierte en gritos hirientes dentro del alma.

Las guerras silenciosas son contraproducentes y dañinas para todas las partes involucradas. En lugar de resolver problemas de manera constructiva, perpetúan la hostilidad y el resentimiento, creando un ambiente tóxico que dificulta la comunicación abierta y la resolución de conflictos. Algunas personas pueden ignorar a otros sin darse cuenta del efecto negativo que esto puede tener en ellos, erróneamente se cree que no prestar atención a alguien no causa daño o que es una forma válida de lidiar con situaciones incómodas.

Aunque en ocasiones el silencio puede ser considerado sagrado, especialmente cuando se usa para contener palabras que podrían lastimar, su uso como arma para ignorar en realidad destruye el alma de las personas

Cultivar la paz en el hogar, con los amigos, familiares e incluso en situaciones difíciles donde las personas que no están dispuestas a hablar o reconocer el daño causado es la única forma de aliviar el dolor  y quitar el ruido que el silencio ocasiona.  

La receta 

Poder enfrentar el silencio

Ingredientes:

Valor – fortaleza para soportar el dolor e iniciar una conversación.

Compasión – entender a la otra persona desde una voz de amor sin resentimiento.

Perdón – disposición para dejar ir incluso cuando no se pida perdón. 

Autocuidado – liberarse del resentimiento y la amargura y buscar paz interior.

Actitud positiva – buscar los beneficios de la reconciliación y las soluciones posibles.

Afirmación positiva para romper el silencio y el ser ignorado.

“Hoy reconozco mi valentía y me permito tener la iniciativa para romper el silencio que me lastima. El silencio no define mi valía, y el ser ignorado no define mi importancia. Hoy elijo expresar mis pensamientos y sentimientos con confianza y claridad, sabiendo que merezco ser visto y escuchado. Soy consciente de la importancia de ser humilde y de no albergar expectativas irreales al acercarme a las personas que me ignoran o me han retirado el habla. Cultivo la fortaleza interior para sentir compasión y practicar el perdón, incluso sin que me lo hayan pedido, porque sé que vivir con personas que me ignoran y lastiman me causa daño. En todo momento, cuido mi bienestar y protejo mis sentimientos. Comprendo que no hay peor silencio que el que aturde y no permite vivir plenamente.”

Como romper con las guerras silenciosas:

  1. Uno debe hacerse responsable de sus propias acciones. Cada uno sabe cómo y cuándo permitió que el maltrato silencioso iniciara por lo que hay que tener valor, y estar dispuesto a cambiar a pesar del malestar que esto ocasione.
  2. Una buena vida requiere valor y fortaleza. Aprender a expresarse y reconocer la voz propia es el principio del amor propio, el autocuidado y una vida libre de resentimientos.
  3. Enfocarse en lo positivo y soltar el daño y la discordia. Buscar y cultivar aspectos positivos en la relación y en la vida en general ayuda a mantener una perspectiva equilibrada y a fomentar un sentido de gratitud y esperanza incluso en medio de desafíos difíciles.

“En cada palabra que pronunciamos, estamos plantando semillas de cambio, transformando el silencio en una sinfonía de conexión y comprensión.”

Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2024 Recetas para la vida© Todos los Derechos Reservados

¿Quieres sentirte mejor y descubrir el valor que tiene tu voz?

Haz una cita gratis para mejorar tu calidad de vida y ser feliz.

https://calendly.com/recetasparalavida/sesion?month=2022-12

Becky Krinsky | Life-Coach, Author, & International Speaker

Recetasparalavida.com 

Noticias Relacionadas