728 x 90

La ilusión de la serpiente

La ilusión de la serpiente

Rabino Ben-Tzion Spitz

La Torá asigna dos descripciones al pecado de prestar o pedir prestado con interés (usura): “neshej” y “marbit”. El rabino Shlomo Ephraim de Praga, el Kli Yakar (1550-1619), en Levítico 25:36, explica que los dos idiomas corresponden a las dos partes del préstamo y los peligros que los acompañan.

“Neshej” es la mordedura venenosa de la serpiente y se aplica al pobre, al prestatario. Al principio, la picadura parece sólo un pequeño pinchazo inofensivo. No duele mucho. Pero pronto el veneno corre por las venas y, sin que nadie se dé cuenta, finalmente mata a su víctima. Lo mismo ocurre con el prestatario. Se dice a sí mismo que no es gran cosa y que podrá pagar su préstamo. Pero antes de que se dé cuenta, se encuentra en una montaña de deudas sin una salida clara.

“Marbit” es la multiplicación de los activos que el prestamista rico cree crear con el préstamo. Según el Kli Yakar, tales esfuerzos financieros son un espejismo que enturbia los verdaderos activos de uno, que eventualmente serán destruidos debido a sus prácticas usureras (Talmud de Babilonia, Tratado Bava Metzia 71a).

Ambos tipos de prestatarios sufren de falta de fe. El interés, tanto para el prestatario como para el prestatario, es una ilusión venenosa. En el comercio típico, uno ora a Di’s por el éxito en sus esfuerzos, que su mercancía se venda, que sus cosechas crezcan, que el valor de sus inversiones aumente; hay muchas variables fuera de nuestro control y de ahí la dependencia y el desarrollo de la fe en Di’s. Al prestar a interés, el beneficio está (generalmente) asegurado. Hay una tasa de interés fija y determinada. Generalmente existe algún tipo de garantía que asegura el pago. Di’s y la fe están aparentemente eliminados de la ecuación. También para el prestatario, puede calcular que el préstamo lo salvará de sus problemas y que todo será viento en popa.

El Kli Yakar sostiene que al ceñirse a prácticas directas de préstamo y endeudamiento (sin intereses), uno demuestra más fe en las maquinaciones financieras de Dios en nuestro nombre.

Que tengamos éxito financiero y no tengamos que enredarnos en prácticas usureras.

Shabat shalom.

Dedicatoria: A la memoria de Ilan Cohen hy”d, un soldado solitario de Buenos Aires, muerto en combate. Que su familia sea consolada entre los dolientes de Sión y Jerusalén.

Noticias Relacionadas